Opinión

#Gameof72, pavor en los colegios por smartphones

 
1
 

 

Mujer con smartphone

En las últimas semanas ha crecido el horror de los padres de familia que se enteraron del ‘regalo’ de 10 de mayo que dos adolescentes de la Ciudad de México habrían dado a sus mamás hace 21 días: desaparecer durante 72 horas sin dejar huella, sin avisar a nadie, retándose a ver quién conseguía más ‘likes’ y menciones de búsqueda en las redes sociales. Por las características del reto —conocido en redes sociales mundialmente como #Gameof72—, parece estar gestándose una alerta global para cuidar a los adolescentes de participar. En el caso mexicano incluso la Alerta Ámber fue activada; aunque hay versiones que señalan que los dos chicos desaparecidos realmente no participaban en este reto.

El uso de la tecnología y las redes sociales está generalizándose entre niños y adolescentes en México. Un padre de familia me relató la semana pasada la forma en la que una de las mejores escuelas de la zona de Santa Fe atestiguó lo siguiente: una niña de 12 años de edad tuvo la ocurrencia de fotografiarse en ropa interior con su tableta o smartphone. La niña no compartió la foto con nadie, pero un compañero tomó el aparato durante algún descanso escolar y envió la foto a cuanta red social pudo. Al regresar del recreo la niña era el hazmerreír de toda la escuela.

En el episodio de la niña se tuvo que convocar a una junta urgente con la SEP y los padres de familia. Alguna madre increpó a los directivos preguntando qué estaba haciendo la escuela para educar a los chicos en el uso de las redes y la tecnología. La escuela respondió que esto era responsabilidad de los padres. Más adelante, con los niños incluidos, se les preguntó quiénes habían recibido alguna solicitud de amistad de un desconocido. Todos levantaron la mano.

Un estudio reciente citado por The Wall Street Journal señala que un padre de familia ‘postea’ un promedio de mil fotografías de su hijo (a) en las redes sociales antes de que cumpla cinco años. La nota también cita otra dislocación: 54 por ciento de los padres de familia pierde la experiencia de mirar de frente a su hijo cantando, bailando o en alguna representación escolar porque está muy ocupado picándole al aparato que los grabará o les tomará alguna foto.

Otro estudio realizado en el Reino Unido encontró que 59 por ciento de los niños de diez años o menos ya está activo en redes sociales, y que 25 por ciento de los chicos confiesa haber ‘hackeado’ la cuenta de otra persona para ‘postear’ algo sin permiso.

Es necesario que el Secretario de Educación Pública Aurelio Nuño convoque a un gran acuerdo con las Asociaciones de Padres de Familia para abordar este tema. No debemos esperar una tragedia concebida, ejecutada y celebrada en y por las redes sociales.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
Sony tiene el juguete que Arne soñó
Netflix, ¿el enemigo de la TV?
¡Eeeeehhh, puto!, la sanción que viene