Opinión

Franquicias crecerán 11% en puntos de venta en 2017

 
1
 

 

ME. ¿Tienes 10 mil pesos? Compra una franquicia de Nestlé o Peñafiel.

Cuando la crisis financiera de 2008/2009 se hizo económica y entró en etapa grave —aderezada en México con la influenza, sequías y gran desplome del PIB—, uno de los sectores que más fuerza mostró fue el de las franquicias, por la sencilla razón de que los consumidores preferían adquirir productos y servicios con empresas de marcas reputadas. Al mismo tiempo, un buen número de emprendedores prefirió arriesgar su dinero en formatos más conocidos, con éxito probado, y guiados por quienes habían creado los conceptos de negocio que les atraían. Las franquicias son un buen mecanismo para emprender cuando hay incertidumbre en la economía, como en las épocas de crisis.

La semana próxima se llevará a cabo la Feria Internacional de las Franquicias. Se espera que mucha gente que tiene interés por iniciar un negocio considere este formato, por las razones arriba descritas. De hecho, a pesar de que el Banco de México redujo su expectativa de crecimiento sobre el PIB a un rango de 1.3 a 2.3 por ciento, las franquicias podrían crecer a una robusta tasa de 11 por ciento en puntos de venta durante 2017.

Nunca hay garantía de que una franquicia sea un negocio de grandes rendimientos —de hecho, no la hay en ningún tipo de inversión—. Lo que una franquicia hace es facultar al emprendedor a materializar su negocio de forma más estructurada, y acelerando la curva de aprendizaje (que de otra forma suele tomar mucho tiempo).

En la feria de la próxima semana habrá 380 expositores. Se espera la firma de más de mil contratos y negociaciones equivalentes a mil 200 millones de pesos. Una de las firmas de mayor experiencia en la materia es Aranday y Asociados, que ha ayudado a 400 empresas a convertirse o fortalecer su sistema de franquicias. Esta consultora estima que “el reto más importante para los próximos años será conservar la rentabilidad y retornos de inversión de sus franquicias ya operando”. Este año Aranday llevará ocho franquicias nuevas a esta expo, y representará a una veintena de marcas.

Hay franquicias patéticas, de eso no hay duda. A mí, por ejemplo, me parece que las de tintorerías iniciaron con buena perspectiva hace décadas, para luego caer en una especie de lodo, en el que el consumidor no sabe bien a bien a quién le está dejando su ropa —que muchas veces termina destruida a pesar de la supuesta marca de la franquicia—. Pero hay otras muy buenas, como las dedicadas a los deportes, al corretaje inmobiliario, y a temas infantiles. Incluso hay franquicias para vender tecnología de cómputo en la nube. Esto significa que el sistema y los modelos de negocio se están sofisticando; y que los formatos de operación se vuelven complejos, se documentan y se certifican.

Twitter: @SOYCarlosMota

Correo: motacarlos100@gmail.com

También te puede interesar:
La crisis en Uber
Bosco: El agro no es el blanco de Trump
Sony y Peugeot despuntan en Barcelona