Opinión

Francisco y sus
anfitriones oficiales

1
  

   

Papa.

Estimado Jorge Bergoglio:

Antes que nada quiero agradecerle. Calles que tenían meses, sino años, hechas un asco han sido remozadas. Autoridades de la Ciudad de México quieren que usted vea una urbe reluciente. Gracias por este milagro, así haya sido cosmético y pagano.

Eso sí, le pido de favor que apenas aterrice envíe un mensaje de consuelo a todos aquellos que con motivo de su visita han sido desplazados, corridos, humillados. Pobres y menesterosos de aquí y de allá que algunas autoridades pretenden que usted no vea en sus recorridos. Organizaciones sociales han denunciado la “limpieza
social” de esos miserables. http://bit.ly/1Rr7V5x

Debo confesarle que da un poco de pena ajena el necio, caro e inútil afán de estos gobernantes por tratar de ocultar el polvo de la casa cuando ellos han contribuido a que el salitre de la corrupción y la violencia ponga en riesgo la casa toda.

Entre usted y yo: si lo que sus anfitriones oficiales han gastado en publicidad sobre su visita lo hubieran dado a los pobres, quizá tendría un poco de sentido ese gasto. Pídales diezmo, así sea por pago de derechos de imagen; no sería mala idea si no fuera porque se paga con presupuesto público.

Porque la propaganda sobre la visita que usted comienza hoy no puede ocultar la realidad, una en la que la misma semana de su arribo nos ha arrojado en la cara a una periodista más asesinada en Veracruz (van 15 en cinco años), la demostración internacional de las mentiras oficiales en el caso Ayotzinapa, la carnicería de un motín en Nuevo León que este jueves dejó 49 muertos, etcétera.

En línea con lo anterior, déjeme contarle alguna cosa sobre sus anfitriones oficiales.

En el Estado de México verá a Eruviel Ávila, quien lo llevará a un macroevento en su pueblo natal, Ecatepec. Eruviel dirá misa sobre la seguridad, pero alguien que trabaja con víctimas de violencia en ese municipio me contó hace dos semanas una cosa terrorífica: el desgobierno ahí es tal que una banda dedicada a violar tumultuariamente a jovencitas sigue impune a pesar de varias denuncias. Esos criminales raptan a adolescentes, a las que violan dentro de una camioneta. Quien se ha atrevido a denunciar esta salvajada enfrenta la inacción oficial y las amenazas de los delincuentes.

En Chiapas asistirá a uno de los montajes más tristes (y trillados): la pobreza de los pueblos originarios hecha coreografía para usted por el gobernador Manuel Velasco, de un partido truhan. Este señorito (es muy joven) cachetea a colaboradores en público (http://cnn.it/1Ia6x1H), y dilapidar es un verbo que se queda pobre si de hablar del gasto en su imagen personal hablamos (http://bit.ly/1SjzBKF)

César Duarte, de Chihuahua, fue denunciado por depositar a un banco del que es accionista 820 millones de pesos (entonces poco más de 50 millones de dólares) del presupuesto que él maneja como gobernador (http://bit.ly/1o2JtLM). Es sabido que un Papa no se escandaliza a la primera con asuntos bancarios, pero lo de Duarte seguro le resultará una novedad en la materia.

No se preocupe por los titulares de gobiernos surgidos presuntamente de la izquierda. Silvano Aureoles y Miguel Ángel Mancera, gobernantes de Michoacán y la Ciudad de México, le resultarán tan emocionados de conocerle como el más acicalado de los Legionarios perdonados. Ellos quieren atracciones y usted representará para ellos una gran-gran-gran atracción.

Finalmente, en Enrique Peña Nieto tiene a un presidente que ha probado ser, ni más ni menos, refractario al dolor de decenas de miles de víctimas en México.

Por lo demás, bienvenido sea Francisco, así está su casa.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Javier Duarte, un manto de impunidad
México se come a sus muertos
Por nuestros hijos, va la Ley 3de3