Opinión

Fiscalizar el pago de participaciones a municipios

 
1
 

 

 [Cerraron el 2013 con un billón 628 mil 365 millones de pesos / Bloomberg]

Por supuesto que es importante el destino del Tratado de Libre Comercio, del cual no podemos plantear la salida, sino apostar a su renegociación apoyados en las leyes. Se trata de una renegociación en que todos tengan beneficios y que además avancemos en la diversificación de nuestras relaciones económicas con el exterior.

El contexto no es fácil para la economía interna, particularmente para las finanzas públicas, y menos si alguna de las partes no cumple con la ley.

Es conocida la dependencia de los estados de las transferencias federales, particularmente de las particiones que son no condicionadas, las cuales representan un alto porcentaje de los ingresos totales de los estados. En los últimos tres años lo recibido, derivado del comportamiento de la recaudación federal participable, ha estado por arriba de lo programado, lo cual ha logrado que en el margen no sea necesario recurrir al fondo de compensación, que les garantiza resarcir cualquiera pérdida o parte de la misma.

El año pasado terminó con más de 15 mil millones de pesos por arriba de lo programado, incluyendo los recursos que recibieron como compensación el primer trimestre cuando se observó una reducción, que como ya mencioné se revirtió positivamente.

En enero de este año, las participaciones empiezan bien, 11 mil 286 millones de pesos por arriba de lo recibido en enero de 2016 y ocho mil 784 millones sobre lo programado. Buenas noticias por supuesto, porque son un reflejo de la recaudación federal; sin embargo, los gobiernos estatales deben ser prudentes en sus compromisos de gasto, ya que lo que reflejan las cifras de enero son los resultados de la recaudación del mes de diciembre. Este año la recaudación del IEPS de gasolinas será menor,  dado que el impuesto fijo bajó ligeramente. Seguramente febrero mantendrá la misma tendencia.

Un dato bueno: el ajuste anual se prevé positivo –se hace con cifras definitivas–, pero tendrán que regresar en el primer semestre la parte del fondo de compensación que recibieron en abril del año pasado. Más fuerte es el esfuerzo del reintegro para los estados con nuevos gobiernos; está en la ley y es correcto. Por otro lado, hay estados que han recibido anticipos de participaciones, generalmente un mes, que tendrán que cubrir este año. Es un mecanismo que les ayuda, pero al final no significan recursos adicionales.

Las participaciones están integradas por varios fondos, destacadamente el Fondo General de Participaciones, el 20 por ciento de la recaudación participable, y el Fondo de Fomento Municipal con 1.0 por ciento, pero que se paga sólo a los municipios a través de las secretarías de Finanzas estatales, y hay tiempos para el pago a los municipios señalados en la ley.

En algunos estados no se las pagan en los tiempos señalados, no se las entregan completas o no les pagan los ajustes, abusando de los municipios que al no estar informados ni cuenta se dan, aunque se han presentado excepciones importantes.

Hay un dato curioso en la controversia que Acapulco interpuso contra Guerrero por este tema, al final lo ganó el municipio, pero entonces el presidente municipal ya era gobernador, y no le gustó tener que pagar.

Entre las nuevas facultades que tiene la Auditoría Superior de la Federación está el revisar las participaciones. Con mayor razón cada estado deberá cumplir con sus propias leyes de coordinación fiscal, y pagar a los municipios lo que les corresponde en tiempo y forma. Es cierto que las fórmulas de distribución estatales son heterogéneas, unas mejores, otras no tanto, algunas transparentes, otras no, pero a partir de su revisión por parte de la ASF se podrá tener certidumbre de que los recursos 'puenteados' a través de las secretarías de Finanzas estatales llegan a su destino. Lo que no pasó en Veracruz.

También te puede interesar:
Agotado el pacto fiscal, a cambiarlo
Distribución de recursos, sin criterios políticos
Acciones inmediatas en los estados