Opinión

Fintech, ¿el nuevo brazo
de la banca? 

 
 
 

 

Fintech

Las empresas de servicios financieros digitales se han convertido en una oportunidad para que banqueros con experiencia ofrezcan crédito vía estas plataformas o se encuentren en el diseño de aplicaciones que puedan ser útiles para mejorar y reducir los costos de la banca.

Y en este nuevo mundo digital y financiero, el que recientemente se incorporó junto con un grupo de empresarios mexicanos con amplia experiencia en el sector financiero fue Javier Arrigunaga, que con más de 30 años de práctica en ese negocio y exdirector general de Banamex con Guillermo Gómez del Campo, que también fue socio líder de instituciones financieras con McKinsey y director de Estrategia y Analytics para la banca de consumo global de Citi durante más de 10 años, fundaron Prestánomico, que ya dio sus primeros resultados.

La Fintech fue recién elegida dentro del grupo de Las 50 Empresas más Innovadoras de México y con ella dan en línea préstamos personales, automatizando el proceso completo, que va desde marketing digital hasta desembolso a través de medios digitales.

Aunque ambos tienen otras ocupaciones, esta Fintech les ha ido dando satisfacciones además de ser el negocio de auge no sólo en México sino en el mundo, ya que logran combinar precisamente lo mejor de dos mundos: que conocen a profundidad el negocio financiero y las tendencias de vanguardia en el mundo, y ahora pueden moverse a la velocidad de un emprendedor no limitado por las rigideces de un banco grande.

La forma de operar es sencilla. En línea se hace una preaprobación de solicitud de crédito a través del sitio web y se recibe de forma casi inmediata la decisión de si se otorgó o no el préstamo, pero la parte importante del éxito hasta ahora es que usan tecnologías como reconocimiento facial para hacer una validación automática de una selfie contra la credencial del INE y tienen en la nube diversos procesos.

Aunque no son la única Fintech que tiene como sus principales socios a quienes vienen del sector bancario. Konfío, que presta en línea a pequeñas y medianas empresas, tiene a sus creadores de bancos como Deustche Bank y también de Banamex, quienes se muestran confiados para adquirir un banco a futuro, de darse las condiciones.

Por ello, los nuevos clientes de la banca, sin importar la generación que sean, buscan muchas veces comodidad, modernidad y seguridad al mismo tiempo para hacer operaciones financieras prácticamente desde la comodidad de su celular, automóvil o casa, por lo que el reto ahora es que utilicen la información que tienen de sus clientes para proporcionar un servicio diferenciado a cada uno, o de lo contrario cada vez veremos más directivos bancarios convirtiéndose en emprendedores e innovadores dando servicios que durante mucho tiempo sus clientes les han reclamado, pero ahora sin el traje bancario.

Aunque hay avances en México, la banca todavía está en fases de prueba de diversos productos o aplicaciones, cuando en otros países ya se ven instituciones que se han aliado con otras compañías como las telefónicas y ofrecen, por ejemplo, que entre más transacciones financieras se realicen en línea o con una tarjeta activada en el celular, dan más megas de datos para conexión internet, lo que permite  ganar al usuario, al banco y al cliente de telefonía móvil, esto sucede ya entre Telefónica y FidorBank en Alemania. Esto quizá no se dé pronto con un banco pero sí con una Fintech. La pregunta es quién será el primero, por eso la moneda está en el aire.

Twitter: @JLeyvaReus

También te puede interesar:
Los bancos y la inteligencia artificial
Un banco menos, ¿cuál sigue?
​Este es el banco que 'saló' César Duarte