Opinión

Financiamiento bursátil: opción para necesidades financieras de las empresas

 
1
 

 

bmv

Por Fernando Obregón González.

Presidente del Comité Técnico Nacional de Intermediación Financiera y Bursátil del IMEF.

La Bolsa Mexicana de Valores facilita a las empresas financiar su crecimiento y fortalecer así a la empresa grande y mediana. Existen varias opciones de financiarlas con Capital o Deuda.

La capitalización de la empresa a través del mercado bursátil fortalece su estructura financiera. El reglamento interior de la Bolsa solicita que las empresas que emitan capital cuenten con un historial de operación de por lo menos tres años, que tengan como mínimo un capital contable con un importe de 20 millones de udis que la suma de los últimos tres ejercicios sociales arroje utilidades operativas, que el número de valores sea de por lo menos 15 por ciento del capital social pagado de la emisora, que alcance al menos doscientos inversionistas y que tenga gobierno societario.

Los beneficios para una empresa que emita capital le permitirán generar valor a la empresa, tendrá recursos para su expansión y desarrollo, fortalecerán su estructura financiera, tendrá mayor capacidad de endeudamiento, tendrá mayor capacidad de desarrollo de proyectos de inversión, mejorará su imagen con proveedores, bancos y clientela.

Sobre todo se institucionalizará. Podrá realizar adquisiciones estratégicas.

En cuanto a la emisión de deuda son varias las posibilidades.

Las dos más importantes son vía emisiones de Corto plazo o bien de Largo plazo. La primera opción sirve para mejorar la posición de activos circulantes en el balance de las empresas, es un trámite ágil y sencillo donde en un periodo de ocho a doce semanas se implementa un programa de emisión de Certificados Bursátiles de corto plazo implementando y obteniendo las autorizaciones correspondientes de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores y de la Bolsa Mexicana de Valores. No es necesaria la elaboración de un prospecto de colocación y se revela poca información al público inversionista y a la autoridad. Se requiere solo un año de estados financieros.

Mediante la emisión de Deuda de Largo Plazo se obtienen recursos económicos relevantes para financiar planes de largo plazo sin comprometer el control de la empresa y su costo de emisión es más competitivo que un crédito bancario, donde se entrega información sencilla al público y a la autoridad sin revelar estrategia del negocio, se presentan estados financieros por los tres últimos años. Se fomenta la institucionalización de la empresa. Tarda entre 8 y 12 semanas.

El costo all in para una emisión de 200 millones de pesos se encuentra entre 65 y 80 puntos base anual sobre el monto colocado. Dicho costo no considera la tasa de interés a la que se colocan los valores.

También pueden las empresas emitir deuda denominada Deuda Estructurada, con el respaldo de algún tipo de activo como son cuentas por cobrar, créditos al consumo, créditos hipotecarios, cuotas de peaje, créditos, flujos de contratos de arrendamiento, etc.

Los costos como porcentaje del monto de la oferta son inversamente proporcionales al monto invertido.

Colocar crédito de las empresas en bolsa equivale a dar valor a las empresas, a posicionarlas en sus mercados.

Las empresas medianas deben saber que el mercado de valores no es solo para las grandes empresas, que existen facilidades por parte de la Bolsa y de los intermediarios bursátiles, que los consideran, que les interesa el futuro de su desarrollo y que es la forma más rápida y segura de fortalecerse y que al no solicitarse reciprocidades, existe la posibilidad de recursos nuevos, que también pueden ser utilizados para consolidar deudas y obtener capital fresco para su CAPEX.

También te puede interesar:

Claves para el éxito financiero

Hacia una nueva economía: Un enfoque disruptivo en los negocios

La geometría de la Inflación