Opinión

Filas en las casetas, ¿por qué no?

Durante una semana las casetas de Capufe han vivido un verdadero caos. En lo personal me tocó circular por la carretera Oaxaca-Puebla-Distrito Federal este sábado 2 de agosto. Sobra decir que las filas eran enormes, lentas y el descontento grave a lo largo de los 450 kilómetros. ¿Qué mejor fecha para hacerlo que en vacaciones de verano?

El viernes 1 aparecieron sendas mantas en las casetas “avisando” que el chip de IAVE ya no funcionaría y que habría que cambiarlo. Otra raya al tigre del telepeaje en México, una historia de verdadera pesadilla. IAVE nació hace 21 años, para sustituir los vales que recibían los políticos para circular gratis por las carreteras federales. Por cada 500 vales impresos oficialmente, aparecían dos mil; imagine usted el desfalco. La corrupción que lo vio nacer parece haber marcado su destino. Muy pronto se fueron incorporando al telepeaje el transporte de carga y de pasajeros, creciendo el número de cruces y disminuyendo el uso de efectivo en el pago de casetas. Hoy se estima que hay una merma de 7.0 por ciento en Capufe por el pago de efectivo.

Siendo una tecnología sencilla, es increíble que Capufe continúe empeñada en hacer las cosas mal y complicar lo que en todo el mundo es fácil. A I+D de Inbursa se le terminó el contrato (producto del descalabro de otra pésima adjudicación hace ocho años) y se realizó una licitación para sustituirlo. Ante esta crisis carretera, sería oportuno que el director Benito Neme conteste a las siguientes preguntas: ¿Cuánto se le pagaba a I+D por cruce? ¿Cuánto se le pagará al nuevo operador? ¿Cuál será la inversión del nuevo operador para ampliar la red de lectores y carriles? ¿Por qué ganó este operador? ¿Por qué Capufe no atendió las observaciones de la testigo social durante el proceso? ¿Por qué no garantizar que el usuario no sufriera inconvenientes? ¿Por qué no hacer que todos los sistemas de telepeaje sean interoperables? ¿Cuántos tags quiere Capufe que sean necesarios en un vehículo? Con este pésimo servicio, ¿cómo pretende ampliar el uso de este medio de pago para que cada día se use menos efectivo?

Esperamos sus respuestas.