Opinión

FIBRAS E: retos y realidades

 
1
 

 

Trabajador CFE

El anuncio esperado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) sobre la salida al mercado de las Fibras-E, un vehículo de inversión que permite el acceso a inversionistas a proyectos de infraestructura maduros, aún tiene mucho por analizar.

Los principios generales en materia financiera, órganos de gobierno, administradores, beneficios fiscales y otros afines al instrumento fueron explicados durante todo el día en el Centro Bursátil, pero su aplicación se conocerá con el paso del tiempo.

La historia reciente ha probado que estos mecanismos ya operados en mercados más consolidados, no son el único camino para fondear la ejecución de obras estratégicas. Para ese fin en México el camino empezó con los Certificados de Capital de Desarrollo (CKDEs) que favorecieron el financiamiento de obras de infraestructura y que abrieron el esquema para Asociaciones Público Privadas (APPs), cuyo reglamento salió al mercado la última semana del sexenio de Felipe Calderón.

Lo que hoy se abre con este vehículo para participar en proyectos rentables de Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) va mucho más allá. Básicamente porque se busca ir con las tendencias globales en infraestructura, que en más de 60% son fondeados con recursos privados.

Con la Fibra-E podrá participarse en gas natural, energía, sistemas de transporte urbano, puertos, terminales, aeródromos, crecimiento de la red troncal de agua potable, carreteras y muchos otros.

Es por ello que la mirada para la colocación de los primeros fideicomisos se dirija hacia finales de 2015 o hacia el primer trimestre del próximo año, Petróleos Mexicanos (Pemex).

Lo que hizo voltear hacia este instrumento fue definitivo el desempeño e impulso que con menor dinamismo, el mecanismo ha traído para la liquidez con que actualmente se desarrolla el negocio inmobiliario. Entre 2012 y 2015 los recursos obtenidos por las colocaciones crecieron a un ritmo de 155%.

No obstante, este mecanismo que cuenta hoy día con 10 fideicomisos ha empezado a encontrar estabilización, proceso que pude observarse en cambios en el valor de mercado de los diferentes instrumentos.

Lo relevante será que autoridades logren explicar los mecanismos de transparencia reguladora para un mecanismo que mezcla la estructura de los fideicomisos respecto de los MLPs extranjeros (master limited parnterships) y YieldCo con algunas variantes para facilitar el fondeo de proyectos.

Tal y como operan los FIBRAs actualmente, se busca atender la transparencia, la figura del promotor, los derechos de las minorías y la integración a los portafolios de proyectos maduros con flujos rentables.

Pero algunos pronósticos de analistas más conservadores, se cuestionan aún la manera en que logre garantizarse la transparencia, cuando en los fideicomisos en operación la regulación aún está a años luz de generar controles más estrictos que vigilen el interés común, es decir el de propietarios, administradores e inversionistas tenedores de títulos.

La inversión infraestructura demanda grandes flujos de inversión y según las tendencias internacionales, el gobierno tiene un papel activo en la regulación, así como el camino por el que transiten los proyectos fondeados por recursos privados.

Despachos de abogados como Santamarina y Steta, consideran el mecanismo clave para el fondeo y evolución de megaproyectos. Por lo anterior, el vehículo aún tiene un camino largo para demostrar su efectividad en el tiempo.

Twitter:@claudiaolguinmx

También te puede interesar:

Proyectos de ciudad II

Proyectos de ciudad

Tiempos de consolidación