Opinión

Fepade: ilegal e inmoral

 
1
 

 

Fachada de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade). (Cuartoscuro/Archivo)

El 5 y 6 de junio corrió por las redes sociales un escándalo por la promoción (fuera de lugar) de 29 personas del mundo del entretenimiento y del espectáculo mexicano a favor del PVEM. Este episodio, hoy conocido como “la vergüenza verde”, aún persigue al Piojo Herrera. A raíz de los exabruptos de la Copa de Oro, la Fepade comenzó una nueva investigación sobre el incidente.

Ahora resulta que El Piojo (y me imagino que los otros 28) ya habían dado explicaciones a la Fepade. Esta semana El Universal reportó que una fuente cercana a Herrera dice que el exdirector técnico puede demostrar que la situación ya había sido aclarada.

En caso de que así haya sido, ¿por qué la Fepade no hizo públicas esas investigaciones en el momento que las realizó? ¿Investigó a Herrera y a las otras 28 personas? ¿Qué encontró? ¿Cuál fue la explicación de todos ellos con respecto a sus tuits? ¿Cómo justificaron que no se trataba de una campaña? ¿Quién la pagó? Tal vez sea imposible justificar que alguno de ellos haya recibido dinero explícitamente relacionado con esos mensajes; sin embargo, la Fepade bien podría ahondar en la relación que tienen con las televisoras, y ligarla a la de algunos de los hoy diputados electos, pública y directamente relacionados con estas empresas.

Tal vez todo el episodio pertenezca, una vez más, a la diferencia entre lo ilegal y lo inmoral. Es probable que estas 29 personas no hayan violado la ley pero, ¿qué hay de su conducta?

No podemos seguir aceptando que se actúe con impunidad ante lo que es claramente inmoral y poco ético. La Fepade debería, cuando menos, pronunciarse con fuerza en contra de la deplorable lista verde. Ahora que revivió el incidente por el caso Herrera, tiene una nueva oportunidad para hacerlo. Una ocasión para demostrarle a los ciudadanos y a los políticos que la falta de ética es tan reprobable como los actos ilegales.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
¡Tarjeta roja!
Sociedad michoacana
Una nueva política distributiva