Opinión

Fed y Banxico. Aquí vamos de nuevo

 
1
 

 

Fed

Aquí vamos de nuevo. Semana crucial para la expectativa de primera alza en la tasa de política monetaria de la Fed y Banxico. Creo que en ambos casos se validará el generalizado pronóstico de incremento.

Desde luego, tal escenario no está exento de riesgos. Aprovecho para llamar la atención a los puntos clave a considerar en la decisión y los riesgos detrás de ella.

Comencemos con los puntos clave en la expectativa de incremento por parte de Banxico anticipado para este jueves 17 de diciembre:

Primero, es un escenario condicional a la validación de la perspectiva de alza en la tasa de Fondos Federales, por materializarse este miércoles 16. De hecho, el principal determinante de una eventual alza por parte de Banxico serían consideraciones de política monetaria relativa.

Segundo, una inflación dentro del rango de variabilidad propuesto por Banxico y una brecha de producto que se cierra gradualmente abren también la posibilidad de emprender un proceso de alzas en la tasa de fondeo local; contrario a lo que ocurre en no pocas plazas emergentes, donde una alta inflación convive con una economía en desaceleración.

Tercero, las profundas condiciones monetarias de tipo acomodaticio vigentes a nivel local (pronunciadas significativamente por la depreciación del peso frente al dólar) otorgan un amplio espacio para que las alzas iniciales por parte de Banxico no signifiquen obstáculos para el crecimiento económico local.

Cuarto, sería la primera alza de Banxico que inaugura un proceso desde junio de 2008 y de principio estaría relativamente ligado a las decisiones de la Fed en su trayectoria hacia 2016. No obstante, el nuevo calendario de reuniones de Banxico para el año próximo parecería sugerir una menor sincronización respecto al calendario del segundo semestre de este año.

Respecto a los riesgos detrás del escenario de alzas Fed/Banxico de esta semana encontraríamos:

Primero, respecto a la última reunión de la Fed tenemos menores presiones inflacionarias globales (bajos precios de materias primas y mayor debilidad emergente) filtrándose a las tuberías y un dólar más fortalecido (lo que se traduciría en mayores riesgos a la baja sobre la actividad económica en EUA). A lo anterior se sumaría la mayor volatilidad financiera vigente, que en el pasado ha jugado a favor de la inacción de la Fed. Esto podría traducirse entre algunos como una menor probabilidad de incremento por parte de la Fed esta semana.

Segundo, a nivel local, un peso más depreciado parecería sugerir una mayor probabilidad de que el alza de Banxico sea más agresiva que solo 25 puntos base (con la finalidad de acotar de manera más contundente los riesgos inflacionarios asociados). No obstante, no son claras las implicaciones de este elemento bajo un escenario de riesgo, pues habría que contrastarlo con las implicaciones del primer punto arriba discutido –donde la ausencia de movimiento de la Fed podría erosionar la probabilidad de incremento en la tasa de fondeo a nivel local.

Tomando todo lo anterior en cuenta, reitero la previsión de que esta semana observaremos incrementos en la tasa de referencia de política monetaria en ambos lados de la frontera México-EUA espaciadas por solo 24 horas. Al mismo tiempo, subrayo que nada debe de ser asumido al 100%, el pasado reciente ha sido bastante ilustrativo en términos del potencial de sorpresas que pueden derivarse de las acciones de la Fed.

Twitter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Aquí viene la normalización, ¿y eso qué es?


Matices en la fuerte desaceleración de inversión en cartera

¿Continuará la fortaleza del dólar?