Opinión

Fed: Lo bueno, lo malo y lo feo

 
1
 

 

yellen

Otra desconcertante reunión de la Fed acaba de quedar atrás. Esta vez su comunicado casi eliminó las referencias a las preocupaciones económicas y financieras globales (elemento que para muchos evitó un alza en la tasa de referencia en septiembre) y trajo de nuevo al "juego" al mes de diciembre como el mes en que podría por fin desahogar el primer incremento en la tasa de fondos federales. En más de una forma, el comunicado de octubre resume la escencia de los desconcertantes últimos meses y nos lleva a tres observaciones centrales.

Lo bueno. La Fed se encuentra en modo "dependiente de los datos", labor que en su más puro sentido pretende evaluar la sustentabilidad del proceso de recuperación de la economía norteamericana. Así, la idea sería emprender un proceso de normalización en la postura de política monetaria sin descarrilar el la recuperación estadounidense al tiempo que se atajen los riesgos inflacionarios que pudieran haberse gestado.

Tal motivación ha llevado a la Fed a manifestar su intención de hacer del proceso de normalización uno muy gradual, al grado de comprometerse a conservar una postura acomodaticia aún bien entrado el proceso de recuperación de la economía.

Para muchos, la Fed tomó hace algún tiempo una decisión clave: de equivocarse en el mejor momento para comenzar la normalización, quizás preferirá enfrentar un proceso inflacionario en el futuro que uno deflacionario.

Lo malo. Los mercados financieros globales y su volatilidad se han ligado en buena medida a la expectativa de inicio del proceso de normalización de la Fed. Lo anterior ha llevado a un fortalecimiento generalizado del dólar y a un elevado riesgo de que un brusco proceso de rebalanceo de portafolios tome lugar, lo que podría implicar funestas consecuencias para los mercados emergentes.

Así, cada vez que la Fed parece posponer el inicio de su normalización, los mercados emergentes parecen tomar un respiro aparente, pero en realidad solo se "patea hacia adelante" un posible repunte en volatilidad financiera global y la adquisición excesiva de riesgo.

Lo feo. Ahora nos dice la Fed que la posibilidad de comenzar el proceso de alza en la tasa de fondeo en su próxima reunión dependerá de las cifras del mercado laboral y la inflación. Sorprendente.

Sí, resulta increíble que en la evaluación del proceso de recuperación de la economía estadounidense pesen tanto un par de cifras más. Lo que debería ser un análisis de baja frecuencia (tendencia) parece en ocasiones como ésta resumirse en uno de muy alta frecuencia (corto plazo).

Cómo es posible que unos cuantos datos más sean definitorios en la evaluación del estado de la economía estadounidense?

Si las condiciones económicas no parecen todavía idóneas, por qué "revivir" diciembre como posibilidad para elevar las tasas. Valdría entonces la pena esperar por uno o dos trimestres más. Si, por el contrario, las condiciones ya se han cumplido, no tiene sentido no haber iniciado desde hace meses.

Mi opinión: la Fed ya se encuentra en condiciones para efectuar su primer alza (aún sin esperar por más datos). No tanto por considerar que el proceso de recuperación de la economía es lo suficientemente robusto, sino bajo el reconocimiento de que es necesario desahogar su primer alza por razones de estabilidad financiera.

Así, el único sentido que encuentro en esperar por unas cuantas cifras más es el esperar por una "ventana de oportunidad" que un buen dato de empleo pudiera abrir. Es decir, lo que se estaría buscando es la mejor atmósfera en términos psicológicos para efectuar la primer alza.

Claro, no cualquier alza, sino aquella acompañada por un discurso tan gradualista que pudiera promover en los mercados la expectativa de un muy lento cambio de paradigma en las condiciones de liquidez global.

Twiter:@joelvirgen

También te puede interesar:

Fed y Banxico: La puerta continúa abierta para 2015

Las ventajas relativas de México en la actual coyuntura

Si hay presiones inflacionarias asociadas a un peso débil