Opinión

Faltan cuatro días

 
1
 

 

Papa.

El reino de Gamés es de este mundo. Por esta lacónica razón, lee las primeras planas de los periódicos dedicadas a su Santidad, repasa los artículos, los comentarios impresos con tinta santa. En la televisión y la radio reciben al Papa con lágrimas en los ojos, en las calles y las publicaciones hay anuncios pagados a granel: Michoacán, Estado de México, Ciudad de México, Chiapas pagan inserciones y muestran su alma católica.

Gil les informa a la lectora y el lector que durante la visita de su Santidad habrá nuevos emojis exclusivos. Al usar estas etiquetas en los tuits podrán hablar de la visita de Bergoglio e incluso rezar si así lo desean. Francisco usa mucho su cuenta de tuiter y tiene 26 millones de seguidores. Gilga leyó esto: “participa en la lluvia de amor para mandar oraciones y bendiciones a su Santidad con el hashtag PapaMex”. Un grito desgarrador se escuchó en el amplísimo estudio: ay, mis hijoos católicos.

Gamés recuerda un tiempo en el cual los políticos eran menos obsequiosos con la Iglesia católica y no se arrodillaban ante la jerarquía eclesiástica. De los dirigentes de izquierda, ni qué decir. Pero eso era cuando había izquierda y unas cosas que se llamaban principios. El primero que viajó al Vaticano y le llevó una medallita de Vasco de Quiroga (¿era de él?) al Papa fue Liópez. ¿Cómo la ven? Dicho esto sin el menor asomo de albur.

Gilga se lleva los dedos índice y pulgar al nacimiento de la nariz y cavila: ¿los matrimonios entre personas del mismo sexo, la adopción por parejas homosexuales, la despenalización de la mariguana, la interrupción del embarazo, la voluntad anticipada son compatibles con la Iglesia católica? Gil sufre vahídos cuando lee la forma en que protagonistas relacionados con la izquierda, o lo que sea, pretenden que su Santidad critique la política del gobierno con los migrantes, condene la violencia, reciba a los padres de los 43 jóvenes desaparecidos. Un Papa de oposición. En fon: que les aproveche el atracón católico, el banquete papal, el negocio multitudinario de las almas. Gamés tiene un clóset que utilizará algunas horas al día para evadir las bendiciones de Francisco. Allá adentro, Gil llevará a cabo ceremonias laicas.

MISERICORDIA
El embajador de México en el Vaticano desde el año 2013, Mariano Palacios Alcocer, explica en su periódico La Jornada: “(la visita del Papa a México) es una distinción especial, dado que el Papa decretó un año santo especial, se llama Año Jubilar de la Misericordia. Arrancó el 8 de enero de 2015 y concluirá el 20 de noviembre de 2016. Tiene como propósito una reconciliación de los católicos invocando la misericordia divina para hacer frente a los problemas cotidianos de la sociedad mundial”.

Gilga conoce esa virtud que inclina el ánimo a compadecerse de los sufrimientos y miserias ajenos. Ese atributo de Dios que perdona los pecados y miserias de sus criaturas vive en el Papa Bergoglio, por esa misericordiosa razón perdonó a los Legionarios de Cristo y todos los escandalosos casos de pederastia de esa legión, por poner un ejemplo entre muchos. Misericordia, mju.

El embajador no se anda con pequeñeces y afirma que tenemos una Constitución avanzada en el tema “y creo que es responsabilidad del Congreso dictar la ley reglamentaria del artículo 24 de la Carta Magna donde haga explícitos los alcances, el contenido y la aplicabilidad de esta garantía fundamental. Por otro lado, Palacio Nacional representa el símbolo del poder civil en un Estado laico garante de la libertad religiosa”.

En la sociedad laica todas las creencias religiosas tienen cabida como un derecho de quienes las ejercen, pero no como un deber que pueda imponerse a nadie. ¿Va bien Gil o se regresa? “Hoy el laicismo no sólo consiste en mantener la separación de la Iglesia y el Estado. Quien niega el laicismo niega la libertad de conciencia -escribió Savater-, de ahí la importancia de una educación que fomente los caracteres capaces de razonar, de hacer demandas inteligibles socialmente fundadas y comprender las demandas de los demás”.

EN EL CENTENARIO DE DARÍO
El centenario de Rubén Darío en manos del presidente Daniel Ortega de Nicaragua y de su esposa, la primera dama, Rosario Murillo ha sido un desastre. Un decreto presidencial firmado por Ortega y escrito por su mujer cimbró al mundo académico. La vocera oficial y jefa de hecho del gabinete, Rosario Murillo, llamó a Darío “liróforo Celeste, Poeta de Nicaragua y el Mundo”. A la señora Murillo le gustan las mayúsculas y los acentos donde le viene en gana ponerlos: “LA AURORA ÉS INMORTAL” (ahí el acento). El decreto ordena que 2016 sea el año “del Sol que alumbra, las nuevas victorias (ahí la coma) y debe dedicarse toda labor Fecunda, Generosa, Cristiana, Socialista y Solidaria del Estado nicaragüense, a honrar al maestro de maestros”.

Gamés caminó sobre la duela de cedro blanco y cuando llegó al muro norte del amplísimo estudio se dio un cabezazo de los fuertes: ¡Soc! La ignorancia activa es un veneno peligrosísimo.

La máxima de Antonio Machado espetó en el ático de las frases célebres: “Todo lo que se ignora, se desprecia”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El sueño de Liópez
Populismo
Cúcara mácara