Opinión

Exportaciones: la clave es la dinámica de EU

 
1
 

 

 [Una cuarta parte de las ventas al exterior de manufacturas la realizan 10 empresas. / Bloomberg] 

Pareciera que en los últimos meses las leyes de la economía no funcionan del todo, por lo menos en materia de comercio exterior.

Los libros de texto dicen que si un país devalúa su moneda, sube la competitividad de sus exportaciones y por lo tanto, éstas debieran crecer.

Bueno, pues en lo que toca a las exportaciones mexicanas de manufacturas, este principio no está funcionando.

Van algunos datos.

Al primer semestre de este año las exportaciones de manufacturas crecieron apenas en 3.6 por ciento.

Sin embargo, durante el primer semestre de este año la depreciación de nuestra moneda frente al dólar fue de 15.2 por ciento al pasar de 13.25 promedio en 2014 a 15.26 en la primera mitad de este año.

La realidad es que debido a la integración de cadenas productivas, el factor determinante de dinámica de las exportaciones mexicanas no es la paridad, sino sobre todo, el desempeño de la industria en Estados Unidos.

Como en este año el dinamismo de la industria norteamericana ha decrecido, ha pasado lo mismo con nuestras ventas al exterior.

Y, por lo mismo, no debe esperarse que la mayor depreciación de nuestra moneda frente al dólar en las últimas semanas pueda incidir en una recuperación mayor.

Pero, en contra de lo que pudiera pensarse, este hecho no es una mala noticia, sino al contrario.

Esto quiere decir que si la industria norteamericana mejora, como todo apunta para 2016, es muy probable que las exportaciones manufactureras de nuestro país también lo hagan.

Esa es la razón por la que el Banco de México redujo su expectativa de crecimiento para este año pero mantuvo la que había fijado, de 2.5 a 3.5 por ciento para 2016.

Y hay un factor más a considerar: la integración nacional.

De acuerdo con datos del Inegi, el valor agregado nacional de las exportaciones de manufacturas del país avanzó de un nivel de 36.2 por ciento en 2009 a 40.7 por ciento, que es el dato de 2013 (el más reciente).

El sector más dinámico y más importante por volumen de las exportaciones de manufacturas es el del automóvil. Ese sector tiene el coeficiente de valor agregado nacional más alto, de 62.3 por ciento.

Esto significa que si se logra volver a acelerar la exportación de autos, el efecto multiplicador que el sector tiene sobre la cadena de proveedores de bienes y servicios puede ser muy elevado.

En la medida que tenemos inversiones en proceso en el sector, que visualizan al mediano y largo plazos, es de esperarse que el volumen de sus exportaciones crezca y por lo tanto que tenga un impacto mucho mayor sobre las cadenas de valor de la industria.

El reto será incrementar la provisión de valor agregado nacional en las autopartes, donde el porcentaje es de sólo 40.2 por ciento.

Así que no importa tanto que las exportaciones manufactureras del país no respondan tanto a la depreciación de nuestro peso frente al dólar. Importa más que en términos estructurales se esté conformando una base manufacturera altamente competitiva que tenga un horizonte de crecimiento hacia el mediano plazo, y que pueda generar un impacto positivo entre una mayor cadena local de proveedores.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
El PIB que se revelará este jueves
El debate al interior del Banxico
¿Cuánto debe preocupar China?