Opinión

¿Exceso de deudas? Ponte a dieta financiera

¿Quieres tomar el control sobre tu vida financiera? Si te percatas, es equivalente a verte al espejo o subirte a una báscula para llegar a la conclusión de la necesidad de controlar el peso, por salud o estética.

Eso mismo hay que hacer en términos de la administración familiar; debemos buscar a toda costa la salud financiera que nos permita alcanzar nuestras metas.

Como en una dieta alimenticia, habrán de establecerse objetivos claros y medibles. Así como uno se pregunta ¿cuánto debo pesar?, en términos de nuestras finanzas es posible fijar escenarios concretos como moderar el gasto, reducir el endeudamiento o establecer niveles determinados de ahorro en un lapso razonable.

Expongo a continuación algunos pasos que nos permiten reflexionar sobre las acciones para entrar a una dieta financiera.

Paso 1.
Diagnóstico del esfuerzo. Aun cuando la realidad sea difícil de aceptar, es primordial saber cuál es el tamaño del desbalance y la pregunta es sencilla: ¿cuánto debo y cuánto me queda después de haber hecho todos mis pagos? El primer paso es hacer un diagnóstico y saber cuánto se gasta en exceso. Para ello, la herramienta del presupuesto es básica.

Paso 2. Terminar con deudas onerosas. Conociendo la carga financiera, es factible empezar a buscar soluciones, como la renegociación de los adeudos a esquemas de largo plazo o incluso liquidar con algún préstamo familiar blando.

Paso 3. Priorizar gastos. Del análisis, saldrá un requerimiento para liquidar todas las deudas y buscar un ahorro razonable, por lo que es bueno poner en orden de importancia los gastos y determinar cuáles pueden ser eliminados sin restar calidad de vida.

Paso 4. Etiquetar el destino del ingreso. Para evitar las tentaciones es bueno separar el ingreso para los gastos ya priorizados, permitiendo fijar un objetivo de ahorro para cada uno de los meses del año. Bien podría depositarlos en alguna cuenta bancaria o si son de muy corto plazo ponerlos en sobres para evitar que se esfumen inesperadamente. El reto es sobrevivir con lo que se tiene disponible.

Paso 5. Proceso de estabilización. Las dietas son momentáneas y hay que buscar la estabilización y pasar a un régimen permanente. Para ello, hay que hacer diagnósticos frecuentes y subirse a la báscula financiera; atreverse a verificar si se alcanzó la meta deseada y revisarla continuamente para mantener un gasto adecuado.

Twitter: @finanzasparami