Opinión

¿Exagera el tipo
de cambio?

 
1
 

 

El peso no se encuentra en crisis: Barclay´s

El peso mexicano se ha depreciado 4.5 por ciento en lo poco que va del año, ubicándose como una de las monedas emergentes que más se han erosionado frente al dólar. De hecho, la gran mayoría de dichas monedas se ha revalorado en el mismo periodo. Lo anterior trae al frente la pregunta de qué tanto se asocia a eventos solamente relevantes para México y si la reacción es o no exagerada.

Primero, tal reacción del peso mexicano (en claro contraste con el promedio de las monedas emergentes) nos lleva a pensar que ha reaccionado primordialmente a eventos externos con impacto individual en México o a eventos internos.

No es la primera vez que sucede lo anterior sin que la causal sea específica de México o ataña solamente a nuestro país. Sin embargo, en contraste con otros periodos recientes del debilitamiento del peso mexicano, las monedas emergentes no están comportándose en el mismo sentido. Así, es difícil argumentar que se trata de una causal externa y que es la liquidez internacional del peso la que ha tendido a exagerar el movimiento.

Por el contrario, tal pareciera que esta vez se explica por un elemento con repercusión cuasiexclusiva de México. Sin duda el principal candidato es la incertidumbre asociada con la nueva administración en Estados Unidos, ejemplificada por las activas redes sociales y la reciente conferencia de prensa del presidente electo Trump.

Retomando la anterior referencia, resulta relevante el recordar que durante la conferencia de prensa del pasado 11 de enero, el tipo de cambio llegó a fluctuar en hasta 30 centavos en menos de 25 minutos ante las referencias al TLC, las remesas, el muro y la inversión de empresas estadounidenses en México.

Segundo, creo que es relevante el subrayar de si se trata o no de una respuesta exagerada el peso mexicano frente al dólar. Sin duda una pregunta difícil de contestar. Para aquellos seguidores de los argumentos de valuación real de las monedas, lo primero que salta a la luz es que el peso mexicano luce excepcionalmente débil en términos reales multilaterales, casi tan débil como durante la 'crisis del tequila' en 1995. Una vez dicho esto, lo relevante es preguntarnos si las condiciones actuales son comparables, en este caso la respuesta parece ser negativa y sugerir que el movimiento del peso ya se ve muy exagerado.

Por otro lado, aquellos escépticos respecto a la factibilidad de que las promesas de campaña de Trump puedan hacerse realidad, también juzgarían que el tipo de cambio podría estar internalizado un escenario demasiado pesimista para México.

Aun suponiendo que se exagera, la pregunta que sigue en el aire es por cuánto tiempo más puede seguir el peso 'exagerando'; sin duda esto depende más de los 'espíritus animales' del mercado que de un argumento determinante.

En este sentido, creo que vale la pena considerar que podría tomar todavía semanas o meses el comenzar a tener una idea más granular del programa económico de la nueva administración en Estados Unidos. En un clima así, la volatilidad cambiaria podría continuar de la mano de la propia incertidumbre y al compás de las redes sociales del presidente electo. Así, la posible exageración podría acompañarnos todavía por algún tiempo.

El autor es subdirector de análisis de mercados financieros locales en la dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twitter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Dinámicas expectativas para 2017
Mr. Trump, cuidado con lo que se desea
Efecto Trump y sus mecanismos de transmisión