Opinión

Evolución a través de las reformas

Fernando Licéaga Aparicio*

Hoy nuestro país se encuentra en un punto de inflexión que determinará el éxito económico para los próximos 20 años. Las multicitadas reformas estructurales que en años anteriores se demandaban ya han sido aprobadas, pero los cambios que requiere el país para lograr su ejecución exigen fuertes impulsos orientados a la competitividad.

La estabilidad macroeconómica que ahora observamos necesita reactivarse para alcanzar mejores niveles de crecimiento. Y el incremento de la competencia y la expansión de nuestro mercado, son factores que sin duda ayudarán para un crecimiento fortalecido.
Actualmente, México es el único país con acceso preferencial a los mercados de Norteamérica, Europa y Japón, característica que ha adquirido gracias a la red de tratados internacionales que se han instituido desde hace más de 15 años.

La importancia de estos tratados recae en la oportunidad que tiene la producción del país de acceder a los mercados más importantes del mundo y de que se nos visualice como un centro de operaciones con destino global, lo cual es una ventaja competitiva. Sin embargo, esta ventaja es parcialmente temporal porque el mundo se mueve hacia la eliminación general de los aranceles y ya hay que trabajar para fortalecer los nexos económicos más allá de las ventajas arancelarias.

Recordemos que en este 2014 se cumplen 20 años de la firma del TLC y hoy en día debemos preguntarnos si el TLC es lo que realmente esperábamos.

En este sentido, cabe destacar que las exportaciones mexicanas han registrado un crecimiento, pero no una diversificación. La industria automotriz encabeza la lista exportadora, pero gran parte de los automóviles sólo son ensamblados en nuestro territorio, razón por la cual su valor agregado es muy pobre y el petróleo sigue siendo el principal producto de exportación y de recaudación fiscal, por ende, de dependencia económica.

En una reflexión sobre hacia dónde vamos, reconocemos que procedemos de un sistema político que ha fomentado la concentración del poder económico (monopolios, duopolios etc.) y por ello la pregunta es si las nuevas Leyes sobre competitividad podrán romper este ciclo perverso.

En nuestro país se observa cómo la brecha entre pobres y ricos se agrava, como la clase media disminuye y la riqueza queda en pocas manos. ¿Las reformas en su conjunto ayudarán a mejorar la distribución del ingreso? ¿La reforma fiscal puede ser el principal instrumento para este fin o únicamente servirá para aumentar el gasto que tradicionalmente es poco eficiente?

Hoy, nuestra sociedad añora a un México mucho más seguro, lejos de la violencia desatada y convertida en un importante inhibidor de desarrollo. ¿La estrategia del Gobierno Federal ayudará a disminuir estos los niveles de inseguridad?

Pasamos del Partido Único a la Partidocracia. México tenía la esperanza del cambio a través de la alternancia y descubrió que el poder mimetizó a las principales fuerzas políticas del país. La incipiente democracia enfrentó a los partidos y con ello neutralizó cualquier intento de reforma. Ahora, con los recientes cambios constitucionales, el país tiene la oportunidad de despegar, pero cabe preguntarse si están dadas las condiciones para lograrlo.

Una condición sine qua non para el desarrollo es garantizar el Estado de Derecho, ¿se puede aspirar a que nuestra sociedad tenga una impartición de justicia de calidad?

Hoy somos una sociedad escéptica, resultado de promesas incumplidas por nuestros gobiernos y por lo tanto, la desconfianza prevalece en torno a cómo se van aplicar las reformas estructurales. Podemos estar convencidos de que las necesitamos, que teóricamente están bien hechas, que pueden detonar el desarrollo económico; sin embargo, el factor de la corrupción aparece y, entre mitos y realidades, nos vemos envueltos en un mar de dudas. ¿Cómo se ve el panorama en el proceso de creación y transformación de las leyes secundarias que soportarán la eficaz y eficiente implementación de las reformas estructurales?

La moneda está en el aire y el análisis que conduzca a la acción adquiere relevancia, por ello el IMEF convoca el próximo 11 de junio al Simposium: Evolución a través de las reformas, donde diversos especialistas intercambiarán puntos de vista que conducirán a acciones concretas bajo la premisa de que México no puede permanecer estancado, ni desaprovechar el momento histórico que vive. Las reformas se están afinando y es una exigencia que las leyes secundarias garanticen un impulso económico en el mediano plazo, ya que nuestro país así lo demanda.

Página web:
www.imef.org.mx

*Presidente del Grupo IMEF Ciudad de México

Correo:
fernando.liceaga@tetrapak.com