Opinión

“Eventos ficticios”

    
1
   

    

chapo guzmán

El sábado 11 de julio de 2015, Joaquín Guzmán Loera se fugó de la cárcel federal de máxima seguridad del Altiplano. Lo hizo mientras veía en canal 2 el programa Sabadazo. En enero de 2016, cuando huía a salto de mata, en una casa de seguridad del capo en Los Mochis, Sinaloa, el periodista Carlos Loret de Mola documentó en su columna del diario El Universal que la Marina había encontrado “cajas de balas y celulares de los más caros y de los más simples. Escapularios y estampas religiosas. Ropa y cosméticos, artículos de aseo personal. Moronas de pan y galletas. Dulces, uno de los vicios de El Chapo […] y se hallaron cuatro dvds de La Reina del Sur”.

Apunto estas dos anécdotas de El Chapo como la única referencia que tenemos de sus gustos televisivos, un programa de entretenimiento y una serie protagonizada por Kate del Castillo.

Ahora su defensa ha hecho un escándalo por la serie de televisión, producida por Netflix y Univisión, sobre su vida. Su abogado señaló en entrevista radiofónica que Joaquín Guzmán le entregó un poder notarial para que proceda con una demanda contra la empresa estadounidense, ya que los hechos que reflejan no corresponden a la realidad e incluso podrían afectar el proceso penal que se le sigue en Estados Unidos.

¿Ya la vio Joaquín Guzmán Loera? No, pero supone que no tiene nada que ver con su vida. El abogado José Refugio Rodríguez señaló que lo exhiben como un “criminal despiadado”, lo cual “afecta su honor y promueve la discriminación”, en una etapa legal clave de su cliente.

La serie se estrenó el 16 de junio pasado y empieza con el histórico tuit del presidente Enrique Peña Nieto el día de la captura del narcotraficante: “Misión cumplida: lo tenemos. Quiero informar a los mexicanos que Joaquín Guzmán Loera ha sido detenido”. La primera secuencia de la serie son los videos reales de la Procuraduría General de la República el día de su segunda detención, su traslado a la cárcel y ahí empiezan a contar su historia desde 1985, cuando hizo el primer túnel para cruzar droga a Estados Unidos.

Dudo mucho que proceda la demanda por parte de la defensa por el anuncio que precede cada capítulo: “El siguiente programa está inspirado y se trata de eventos noticiosos acerca de uno de los criminales más notorios de nuestro tiempo, el capo mexicano de las drogas, Joaquín El Chapo Guzmán. Un personaje de mayor importancia e interés público. Ciertos personajes secundarios y eventos son ficticios, y han sido creados para efectos dramáticos, lo cual es necesario para contar esta importante historia”.

Le di oportunidad al primer capítulo, vi a un Chapo (Marco de la O) líder, elocuente, sanguinario. Justo como lo imaginábamos todos antes de conocer al verdadero, por lo menos al más real, ¿a cuál me refiero? Al de la entrevista de Sean Penn y Kate del Castillo, sentado en una caja con una gallina de fondo.

Sabiendo que fue justo la intención del famoso capo, de hacer una película para mostrar su vida o su versión de ella, una de las formas por las que el gobierno pudo dar con él, el descuido que hoy lo tiene preso, cuesta trabajo creer que ese fanático de programas de revista y narcoseries no quiera verse retratado como un muñeco de acción.

Twitter: @jrisco

También te puede interesar:

Los (otros) olvidados
El desdén
El cuentista del 'malware'