Opinión

Ética en los bancos

Me niego a pensar que hacer banca es una actividad siempre asociada a realizar acciones de usura. También me niego a creer que la historia reciente de la banca en México es de puro crecimiento sólido e inmaculado. Ni una ni otra. Ni nuestros bancos son entidades dedicadas a estafar, ni son ejemplo mundial sobre cómo se deben hacer los negocios poniendo el ejemplo a imitar. Estamos en una suerte de mediocridad ética, y urge elevar el estándar, sobre todo porque el país entrará en una vigorosa etapa de desarrollo donde el crédito será fundamental.

La noticia difundida ayer respecto de los dos empleados que habría despedido Banamex recientemente por un fraude con operaciones no autorizadas, se suma al fraude de Oceanografía contra ese banco —en el que aparentemente participó también algún empleado del mismo— y, años atrás, a la masiva operación de lavado de dinero en sucursales de HSBC detonada como escándalo global. A todo esto puede sumarse, por ejemplo, el escándalo británico y suizo actual por la supuesta manipulación del mercado de divisas que habrían realizado bancos como UBS, Citigroup, The Royal Bank of Scotland, JP Morgan y Barclays.

¿Dónde está la ética de los banqueros? ¿Quién pone el ejemplo? ¿Qué institución financiera vive inspirada en los estándares de sus fundadores?

La organización estadounidense Ethisphere clasifica anualmente a diversas empresas en varios sectores respecto de su grado de ética. Este año, el banco que obtuvo el primer lugar global como el banco más ético del mundo fue el Banco do Brasil. Tres bancos australianos aparecen en las primeras cinco posiciones. Sólo aparece un estadounidense: el Old National Bancorp.

Medir la ética no es sencillo. ¿Es ético un banco que prestó de buena intención pero cuyo cliente resultó fraudulento? ¿Es antiético que un director se pague un gran bono con base en presiones a la fuerza de ventas para colocar créditos que los clientes no necesitan? ¿Es ético telefonear a clientes para que acepten un crédito individual, personal o de nómina sabiendo que la llamada fue premeditada desde el banco y que al hacerla no nos importa la condición económica del potencial acreditado, sino sólo su respuesta afirmativa para cobrarle intereses?
Citigrouop ha definido este año como el año de la ética.

Siendo así, necesitamos escucharle acciones ejemplares para corregir los problemas que se han hecho públicos. Asimismo, otros bancos que convendrán en Acapulco a partir de mañana (¿Santander, BBVA, Banorte?) podrían aprovechar el momento y sentar precedente de operación mexicana sin mácula. Sólo así podremos creer que la llave masiva de crédito que abrirán tendrá ese atributo, tan escaso y tan escurridizo: la ética.

Twitter: @SOYCarlosMota