Opinión

¿Estatismo o libre mercado en AL?


 
El estatismo está lejos de morir en América Latina, pese a que algunos países, como México, se declaran abiertamente impulsores del libre mercado.
 
Perú se encuentra en medio de un debate nacional ante la posibilidad de que el gobierno del presidente Ollanta Humala adquiera los activos de Repsol en ese país, conformados por una refinería, una planta de gas y las estaciones de gasolina o grifos, como se les conoce ahí.
 
De acuerdo con los críticos, esta operación crearía un monopolio de gasolina en manos del Estado, que controlaría los precios de los combustibles, como el que existe en nuestro país con Petróleos Mexicanos (Pemex).
 
En voz del ministro de Economía y Finanzas, Luis Miguel Castilla, el gobierno peruano confirmó que evalúa técnicamente tanto los beneficios como los costos de comprar los activos de Repsol.
 
Durante una conferencia de prensa de los ministros de Economía y Finanzas de los países de la Alianza del Pacífico, dijo que "se está privilegiando un análisis riguroso de una operación de este tipo".
 
Según estimaciones de organismos del sector privado peruano, la inversión que se requiere asciende a entre 1,800 millones y 2,000 millones de dólares.
 
"Éste es un tema que se está estudiando, pero esto no desvirtúa los esfuerzos del gobierno para reducir trámites", comentó Castilla.
 
"Perú está comprometido a que el país siga creciendo y a estimular la inversión, en particular la privada", agregó el ministro.
 
Sin embargo, el gremio empresarial peruano asegura que la intervención en Repsol afecta la inversión privada.
 
La posible adquisición de los activos de Repsol afectaría la confianza de los inversionistas internacionales en el país sudamericano, coincidieron la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas y la Cámara de Comercio de Lima.
 
Para el Instituto Peruano de Economía, el daño en la confianza de los inversionistas es equivalente a los 2,000 millones de dólares que invertiría el Estado en la operación.
 
El interés del gobierno peruano de comprar los activos de Repsol tampoco lo aprueba la oposición política, que ya adelantó que no le dará su respaldo al Ejecutivo cuando materialice esa intención en un proyecto de ley.
 
El expresidente Alan García se declaró abiertamente en contra, y advirtió del riesgo que correría su país de aplicarse nuevamente la receta del estatismo y del control de precios. Sería el retorno a la "primitividad", indicó.
 
A manera de respuesta a sus detractores, el presidente Humala afirmó el fin de semana que su gobierno toma decisiones "por encima de las ideologías", basado en certezas y estudios.
 
En los últimos tres años, Perú ha sido uno de los países latinoamericanos de mayor crecimiento económico, junto con Panamá.
 
Durante su intervención en el Foro Económico Mundial sobre América Latina, que tuvo lugar en Lima la semana pasada, el presidente de México, Enrique Peña, dijo que Perú y Panamá "han sido, sin duda, los campeones del crecimiento económico en la región en los últimos años".
 
Un crecimiento por arriba de 6 por ciento, como el que ha registrado en los últimos tres años, pone a Perú lejos de sus vecinos Bolivia y Ecuador, así como de Argentina y Venezuela.
 
No obstante, la posible compra de los activos de Repsol, cuyo presidente, Antonio Brufau, se reunió en privado con Humala la semana pasa en Lima, pone a Perú en la ruta estatista de Argentina, Bolivia, Ecuador y Venezuela.
 
De lado contrario están los países que, como México, se declaran defensores del libre mercado.
 
Peña señaló la semana pasada en Lima que el país "en los últimos años ha sustentado su crecimiento impulsando una política de libre mercado y, sobre todo, de abrirse al mundo".
 
Lo que no dijo el mandatario mexicano es que la política de libre mercado no existe en todos los sectores, como en el energético, en el que Pemex tiene el monopolio de la venta de gasolinas.
 
Aun así, Peña aclaró que está pendiente una reforma energética que "haga posible la participación del sector privado para ampliar la capacidad productiva de Pemex", que seguirá siendo una empresa nacional y con rectoría del Estado. #
 
vpiz@elfinanciero.com.mx
twitter: @VictorPiz