Opinión

¿Están bajo control las finanzas públicas?

 
 
 

 

¿Están bajo control las finanzas públicas?

Se ha vuelto ‘políticamente correcto’ criticar el crecimiento del gasto público federal.

Sin embargo, cuando se ve con lupa y sin ánimo de ‘joder’ (palabra de moda), no puede sino concluirse que, por lo pronto, las finanzas públicas están bajo control.

La semana pasada le expliqué en este espacio que, debido a que los ingresos públicos se han subestimado en los últimos años y que en realidad son mayores que lo previsto, lo relevante para ver cómo marchan las finanzas públicas no es el gasto, sino fundamentalmente qué pasa con el balance, es decir, la diferencia entre los ingresos totales y los gastos totales.

Los datos entregados al Congreso indican que, a septiembre, la previsión era que el déficit público fuera de 517 mil 174 millones de pesos.

Sin embargo, el resultado fue un déficit de 251 mil 270 millones, es decir, 265 mil 903 millones menos que lo anticipado.

Este dato repercute en el balance primario, es decir, el que descuenta del gasto el costo financiero. La previsión era que al tercer trimestre hubiera un déficit primario de 222 mil 879 millones de pesos. Y en contraste, lo que tenemos es un superávit primario de 57 mil 793 millones.

Hay dos factores que explican este resultado.

El primero es la captación tributaria. Los contribuyentes hemos pagado 225 mil millones de pesos más que los originalmente previstos.

El segundo fueron los remanentes del Banco de México, que permitieron obtener 251 mil millones de pesos por arriba de los originalmente presupuestados.

Con estos ingresos adicionales, a pesar de que el gasto público resultó 220 mil millones de pesos mayor a lo presupuestado hasta septiembre, hay margen suficiente para cumplir con las metas fiscales previstas o ir incluso un poco más allá.

La previsión, al aprobarse el Presupuesto del año pasado, era que el balance primario fuera deficitario por 114 mil millones de pesos, lo que ya era una cifra mucho menor que los 218 millones del 2015. Ahora la previsión es que cierre 2016 en 61 mil millones de pesos.

Una de las preguntas que siempre surgen cuando se observan las finanzas públicas es: ¿cómo es que el gasto público crece si la propia Secretaría de Hacienda informa de un recorte al gasto público por 164 mil millones de pesos realizado en febrero y junio?

Como le he comentado en otras ocasiones, en la medida que los ingresos crecen hay rubros del gasto que crecen de manera automática, como las participaciones a las entidades federativas. En los primeros nueve meses del año, éstas resultaron 26 mil millones de pesos superiores a las previsiones.

Otro gasto que se fue para arriba fue el relacionado con el costo financiero de la deuda externa, simplemente por el efecto de un dólar más caro. En este caso, casi 11 mil millones más.

Pero quizás la mayor diferencia es el monto de 163 mil 571 millones de pesos que se dirigieron al fortalecimiento patrimonial de Pemex y a respaldar el pasivo pensionario de la empresa.

Estos datos prueban que sí se puede contener el crecimiento de la deuda como está previsto, pues se prevé una reducción del saldo histórico de los requerimientos del sector público de 50.5 por ciento del PIB en 2016 a 50.2 por ciento en 2017.

Seguiremos con el tema.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Por qué es clave el Plan de Pemex?
Cómo evitar la crisis de fin de sexenio
Presidencia, del discurso al diálogo