Opinión

¿Estamos en recesión
o no?

El secretario de Hacienda negó recientemente que la economía de México esté en recesión. Quizás, usted, amigo lector sea alguno de tantos que al leer o escuchar esto pensarán ¿De qué país estará hablando el secretario? Dado que “en mi negocio, o en mi empresa, las ventas siguen bajando” o registran niveles sumamente reducidos.

La Secretaría de Hacienda o el Banco de México no acostumbran hacer revisiones a sus pronósticos hasta que oficialmente el INEGI publique sus indicadores.

Un indicador que se acerca a la definición del PIB, y se reporta mensualmente es el IGAE. Con base en esto, los analistas del sector privado acostumbramos revisar con una mayor oportunidad y frecuencia nuestros pronósticos. La semana pasada, el Banco de México publicó su encuesta mensual entre los analistas del sector privado, en donde se observa que en abril el consenso de los analistas volvió a reducir sus pronósticos de crecimiento del PIB de México, de 3.09 a 3.01 por ciento para todo el año.

En Actinver consideramos tres poderosos indicadores oportunos mediante los cuales podemos adelantarnos a los datos del INEGI en varias semanas. En materia de inversiones, quien tiene información con mayor calidad y oportunidad, puede tener una gran ventaja sobre los demás participantes de los mercados, y esta información es la que deseamos compartirle en este espacio.

En primer lugar, el Indicador IBAM, que se publica unos días después de que el INEGI revela mensualmente el último dato del IGAE, permite realizar un pronóstico del siguiente dato (del IGAE) con una gran precisión. Este indicador pronostica un crecimiento del IGAE de marzo que pudiera acercarse al 3.5 por ciento anual.

Si este pronóstico se cumple, el crecimiento del PIB al primer trimestre sería de alrededor de 1.8 o 2.0 por ciento anual, lo que evidenciaría que México está lejos de una recesión.

El segundo indicador es el Índice de Confianza Económica (del Instituto Mexicano de Contadores Públicos/Bursamétrica) correspondiente al mes de abril. Este indicador aumentó en abril, como resultado del incremento que reportaron sus dos componentes: el índice de la percepción sobre la situación vigente y el de la percepción sobre la situación futura. En abril, la percepción sobre el futuro aumentó con más fuerza que el indicador sobre la situación vigente. Este indicador de abril reporta todavía una caída respecto al mismo mes del año anterior.

Aunque viene mejorando desde febrero pasado, la comparación anual aún es negativa, lo que nos refleja una actividad económica débil, pero con tendencia a mejorar.

El tercer indicador es nuestro Índice Actinver de la Economía de México, que al mes de abril nos reportó una disminución que se considera estacional, atribuible al feriado de la Semana Santa. Preliminarmente con este indicador, pudiéramos estimar que el IGAE de abril creció a una tasa de alrededor de 1 por ciento anual con relación a abril del año pasado.

Independientemente de la estimación puntual que permiten estos indicadores, lo más interesante es observar que lo que está pasando en nuestra economía es que el sector exportador es lo que realmente está creciendo, mientras que el mercado interno sigue en terreno de muy baja actividad.

Del otro lado, tomando dos indicadores del mercado interno, tenemos: las ventas de Walmart a tiendas iguales y en semanas comparables, observaron una caída en términos reales de 8.95 por ciento anual en marzo. Las de abril, presentan una variación de cero por ciento, favorecidas por la Semana Santa, en donde hubo más días feriados que en abril del año anterior.

En el país tenemos dos Méxicos que crecen a velocidades muy distintas. El México exportador camina ya a un paso acelerado. Mientras, el mercado interno empieza a calentar motores. En Actinver estamos viendo que hacia finales del año es muy factible que tengamos a los dos Méxicos creciendo a una velocidad más uniforme, gracias a Estados Unidos, y a un mayor gasto de inversión, tanto del gobierno como del sector privado.

* Director de Estrategia