Opinión

Espionaje a mexicanos

1
    

   

Hacking Team

El Ejército, la Marina, la Policía Federal, el Cisen y 11 gobiernos estatales han espiado masivamente a mexicanos a través de un sistema que interviene a control remoto dispositivos móviles, copia mensajes de texto, conversaciones de Google, Yahoo, MSN y Skype, y extrae todos los datos y el historial de las computadoras, sus audios e imágenes de la webcam, que les permiten, además, grabarlos mientras trabajan. Esta es la más grande revelación que se haya dado de cómo en México los gobiernos espían a sus gobernados, y el mayor descubrimiento de cómo la vida privada en este país es inexistente.

Las instituciones mexicanas recurrieron a una empresa italiana, creada en Milán en 2003, Hacking Team, cuyos sistemas fueron hackeados este lunes y su información distribuida abiertamente en la red. La tecnología de esta empresa, considerada internacionalmente como una violadora de las garantías individuales, cuesta aproximadamente 700 mil dólares por una instalación “media”, suficiente para intervenir dispositivos móviles inteligentes a control remoto, rastrear sus movimientos a través de un GPS o convertir su teléfono en un micrófono y una cámara sin que el usuario se entere. De acuerdo con la empresa, puede intervenir 100 mil aparatos simultáneamente y no ser detectado por un software antivirus.

En una entrevista en noviembre de 2011 en el periódico inglés The Guardian, días después de celebrarse en Washington la cumbre anual de las Américas Sistemas de Apoyo de Inteligencia, el socio fundador de Hacking Team, David Vincenzetti, dijo que habían vendido sus dispositivos en 30 países en cinco continentes. Su principal producto es un programa llamado Da Vinci, dentro de su Sistema de Control Remoto, bautizado como Galileo, tan violentamente intrusivo que cuando uno abre su página aparece la identificación de la computadora en donde se hizo la búsqueda, para recordarle al usuario que nadie está más allá de su vigilancia cibernética. De acuerdo con Citizen Lab, que es un laboratorio en la Escuela Munk de Asuntos Internacionales de la Universidad de Toronto, los gobiernos también pueden implantar el virus maligno en cualquier sistema operativo de un móvil inteligente Android, OSX, iOS, Windows Phone, Blackberry y Linux, así como en Facebook y WhatsApp.

Los clientes principales de Hacking Team son las fuerzas de seguridad. De hecho, en su presentación la empresa milanesa dice que “creemos que la lucha contra el crimen debe ser fácil: nosotros proveemos tecnología ofensiva defectiva y fácil de usar a todas las policías y comunidades de inteligencia. La tecnología debe empoderar, no entorpecer”. El gobierno mexicano entró en esa racional desde la administración de Felipe Calderón, cuando el director del Cisen era Guillermo Valdés, quien pagó casi 12 millones de pesos para que espiaran a los mexicanos.

El espionaje se extendió y amplió de manera significativa en los tres últimos años. De acuerdo con la empresa de contenidos digitales Hipertextual, México es el país que más gastó en Hacking Team de todo el mundo para espiar a sus ciudadanos. Esto habla de los recursos limitados que tienen los aparatos de inteligencia federal y estatales para llevar a cabo estas intervenciones, y la necesidad creciente de los gobiernos mexicanos para acceder a esa información.

De acuerdo con los datos filtrados al público, el Cisen, a través de la Secretaría de Gobernación, es quien más pagó a la empresa milanesa casi 18 millones de pesos de 2010 a la fecha, con excepción de 2013, donde no contrató sus servicios. Los contratos que tenía con la Marina y la Policía Federal ya expiraron, mientras que uno más con el Ejército, financiado por Pemex por cinco millones y medio de pesos pagado el 31 de marzo pasado, aún no se activa. También expiró el contrato de los gobiernos de Campeche, Puebla y Querétaro, así como de la Secretaría de Seguridad Pública del Distrito Federal y el Cuerpo de Seguridad Auxiliar y Urbana del Estado de México. En la lista mantienen contratos activos los gobiernos de Baja California, Durango, Jalisco, Tamaulipas, Yucatán, la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, la Fiscalía de Nayarit, el Cisen y una empresa de transportes del norte del país.

El hackeo al Hacking Team dejó al descubierto 400 gigabytes de información, cargados en BitTorrent, que permite el intercambio de archivos grandes en forma rápida. La información que colocaron los hackers en BitTorrent incluyen grabaciones de audio, correos electrónicos y código fuente, lo que permitirá a los expertos en descargar toda la información vulnerada a los sistemas de la empresa en Milán. Qué tanta información va a salir con el paso de los días, no se sabe aún. Hacking Team ha negado que les hayan roto la seguridad, pero envió mensajes a sus clientes para que no utilicen el Sistema de Control Remoto.

Hacking Team dice que su tecnología se ajusta a los estándares internacionales y que es utilizada para intercepción con propósitos legales. Sin embargo, en abril de 2013 la revista Wired publicó que la empresa ha sido denunciada por vender su software a países violadores de los derechos humanos, como Marruecos, Etiopía y los Emiratos Árabes, que los han usado para reprimir activistas, disidentes políticos y periodistas.

Qué espiaron, a quién y porqué, exige explicaciones de las autoridades, que se escurren en la inagotable inconciencia mexicana. Qué fácil debe ser gobernar en México, con una sociedad tan democráticamente inmadura. Pero omisión, aunque sea de muchos, no debe ser silencio, aunque sea de pocos.

Twitter: @rivapalacio

También te puede interesar:
El futuro de Manlio
'Tierra de cárteles' (y de vergüenza)
Zabludovsky y los asuntos de Estado