Opinión

Espacio de corrección en los mercados financieros

Al menos cuatro factores estuvieron detrás de las pérdidas en mercados emergentes acumuladas durante septiembre. Los mercados parecen corregir en los primeros días de octubre y probablemente el proceso continúe en las siguientes semanas. No obstante, tal corrección podría no llevarnos a los mismos niveles previos a la volatilidad de septiembre.

Subrayó la interacción de cuatro factores detrás de la volatilidad, cuya estabilización de algunos de ellos estaría detrás de la recuperación que parecen comenzar a sugerir algunos variables financieras en mercados emergentes.

Primero, el recrudecimiento de riesgos geopolíticos en distintos puntos del globo impuso un marco propicio para el pesimismo, a pesar de tratarse de temas en muchos casos idiosincráticos. Entre estos factores geopolíticos en septiembre encontramos: las intenciones anexionistas de Rusia, los movimientos separatistas en Escocia y España, los bombardeos al estado islámico por parte de una coalición liderada por EUA, las protestas en Hong Kong y las elecciones brasileñas, entre otros.

Segundo, la publicación de datos económicos en EUA con un balance favorable. Como ha sido el caso los últimos meses, este tipo de eventos repercuten en la incorporación de una expectativa de inicio más temprano del proceso de normalización de la Fed y, por ende, el recrudecimiento de temores sobre la posibilidad de un brusco rebalanceo de capitales alrededor del mundo –con posible detrimento en mercados emergentes.

Tercero, el tono y pronósticos de la Fed, los cuales han tenido un ligero sesgo “hawkish”. Lo anterior también ha alimentado las expectativas de un proceso de normalización más temprano. No obstante, este proceso de afectación en expectativas ha sido más notorio en la reacción de las tasas de interés gubernamentales de mediano y largo plazo en EUA que en los mercados de futuros de la tasa Fed.

Cuarto, anuncios recientes de cambios en el liderazgo de importantes fondos de inversión han también coadyuvado al ambiente de volatilidad.

En este contexto, la naturaleza del primero y último de los factores señalados podrían sugerir cierta transitoriedad en sus efectos adversos sobre los mercados emergentes, tras lo que creo fue una sobrerreacción en dichos mercados.

En contraste, creo que los factores relacionados con la evolución de la economía estadounidense y el discurso de la Fed (íntimamente asociado a dicha evolución), seguirán motivando periodos de volatilidad financiera en los meses siguientes.

En este contexto, octubre parece haber traído cierta relajación u oportunidad de corrección en varios mercados emergentes, el mexicano incluido. Así, el comportamiento reciente de la cotización del peso frente al dólar, las tasas de interés de mediano y largo plazo, la prima de riesgo país y el índice bursátil, parecen sugerir cierta recuperación.

No obstante la tendencia incipiente de recuperación, tengo la impresión de que el espacio de corrección de los mercados podría no llevarlos a alcanzar los niveles previos a septiembre.

Lo anterior debido a que mientras existe la oportunidad de que las principales variables financieras eliminen el espacio donde se pudo haber exagerado una reacción pesimista durante septiembre, el riesgo de un inicio más próximo de la normalización de la Fed parece haber crecido en el último mes.