Opinión

Escupir al cielo

 
1
 

 

Miguel Herrera. (Cuartoscuro)

Conclusión: los directivos de la Federación Mexicana de Futbol eligieron a un energúmeno para dirigir a la Selección Nacional. Patadas traicioneras, puñetazos contra aficionados, gritos furibundos, insultos a la prensa. Caracho, Hulk, el Hombre Verde, sería un lord inglés comparado con El Piojo. A la afición le parecía muy simpático cuando festejaba los goles del equipo nacional con cara de sicópata, ahora a todo mundo le parece despreciable. Del episodio donde Herrera le da un pescozón al locutor Martinoli, Gamés no inferirá ninguna conducta del mexicano en general, no se adentrará en la ontología nacional (al-al) ni, mucho menos, dirá que este hecho muestra una parte de la crisis del país. Al paso que vamos muy pronto afirmaremos que el dólar caro, 16.60 (ay, nanis), se debe al comportamiento violento del Piojo. Inche Piojo: estás viendo y no ves.

Demonios
Si de energúmenos se trata, la lectora y el lector no pueden perderse el último artículo de Luis Hernández Navarro, subdirector de su periódico La Jornada. Un energúmeno es, según la RAE, una persona poseída por el demonio, una persona furiosa, alborotada. El artículo de Navarro lleva por título “De Ayotzinapa a Oaxaca: la gran calumnia”; la verdad sea dicha (muletilla patrocinada por Morena), no es exactamente un artículo de periódico, más bien debe leerse como un grito endemoniado, una defensa de los pueblos, de todos los pueblos en general, y una defensa de los maestros de la Sección 22 en lo particular.

Si la lectora y el lector han decidido seguir en esta página del fondo, Gilga recomienda medio Tafil de .50 miligramos para la ansiedad desaforada y dos tragos gordos de Riopán para los ardores gástricos. ¿Ya? Aquí vamos.

Ayotzis y centitas
El perpetuo Navarro afirma que a Ayotzinapa y Oaxaca las une la misma afrenta: “la calumnia y la estigmatización como forma de combate contra el magisterio democrático”. Gamés abandonó el mullido sillón y saltó mientras profería este grito de guerra: ¡yupii, yepaa! “Una y otra vez se han propalado todo tipo de maledicencias en su contra (de los llamados ayotzis). Estas difamaciones fueron una de las causas que propiciaron la desaparición de 43 estudiantes y el asesinato de tres alumnos de esa escuela hace 10 meses.” Caracho: Gilga pensaba que los culpables de estos crímenes eran el alcalde criminal del PRD, la Policía y los sicarios del narco.

Una embestida
Navarro-navarrón escribe (bueno, es un decir): “Hoy, 74 años después de la gran calumnia contra los ayotzis, los maestros de Oaxaca sufren una embestida similar. Víctimas de una inescrupulosa campaña en medios promovida por el gobierno federal y la derecha empresarial, se les ha acusado falsamente de ser, entre otras lindezas, extorsionadores, vándalos, vagos, corruptos, delincuentes, ignorantes y desobligados”.

Gamés recordó al clásico: la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero. Ustedes dirán quién es quién. Navarro-navarrón, Gilga le tiene una mala noticia: la realidad es inescrupulosa. Gil conoce un método infalible para que las cosas desaparezcan: cierre los ojos, Navarro. ¿Qué ve? Correcto, nada, entonces no existe.

Quizá lo que millones de personas han visto es producto de una película 3D que el gobierno federal ha promovido: maestros, o lo que sean, impidiendo que se abran los comercios, intentando cerrar el aeropuerto de Huatulco, bloqueando el aeropuerto de Oaxaca, cerrando carreteras, colapsando la ciudad de México, tomando el Zócalo, viviendo en el Monumento a la Revolución y quebrando los establecimientos de los alrededores. Gamés podría seguir con una larga lista de gerundios. Oiga esto Navarrón: el fanatismo es una forma de la ceguera, pero sobre todo un modo de los intereses bancarios. Money makes the world go ‘round / the world go ‘round/ the world go ‘round. Sí, Liza Minelli, estimado Navarro.

Un cínico
Navarro, el combatiente, se ha despachado con el cucharón del puchero y miren lo que trae el caldillo: “La cantidad de embustes propalados contra los profesores de la entidad es avasalladora. Se dice, por ejemplo, que no les interesa la educación. Eso es mendaz. Por iniciativa de mentores de la entidad, se han desarrollado decenas de proyectos de enseñanza alternativa brillantes y exitosos, reconocidos mundialmente”. Pronto, una sonaja y un chupón para el niño Navarro. A ver Navarro: gu-gu-ta-ta. Así, así, un solito, eso, ya viene mamá Carmen. No, Luisito, no llore.

Gil se dio un manazo en la frente. Ya en serio, Navarro, ¿no le da pena que más de un millón de niños pobres permanezcan en la inopia? Mecachis.

La máxima de Santayana espetó dentro del ático de las frases célebres: “El fanatismo consiste en redoblar el esfuerzo cuando has olvidado el fin”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
El Libertador de Oaxaca
Estamos locos de remate
Tan bien que iba