Opinión

Escenarios de tasas y del peso: ¿Qué sigue para el Banco de México?

 
1
 

 

peso

La pregunta obligada después de la reciente decisión de la Junta de Gobierno del Banco de México de incrementar nuevamente la tasa de referencia en 50 puntos base es ¿qué podría hacer en los siguientes meses?

Varios economistas e instituciones financieras han afirmado que en diciembre próximo el Banco de México tendría que incrementar la tasa de referencia por quinta vez, en una magnitud de entre 25 a 50 puntos base, una vez que la Fed incremente su tasa de referencia hacia el 0.75 por ciento, según se está descontando en los mercados globales.

Parece ser que la decisión de subir las tasas estaba más o menos descontada en los mercados, según se puede intuir de la reacción posterior de los mercados. Algunas instituciones como Citigroup-Banamex incorporaban en sus escenarios un alza de hasta 75 puntos base, apostándole a una derrota de la candidata Clinton en el primer debate unos días antes de la fecha de la Junta de Gobierno.

Asumiendo que la Reserva Federal no hiciera cambios en sus tasas en su reunión de noviembre, los escenarios posibles para diciembre nos llevan a lo siguiente:

Escenario A): Intermedio (el más probable).

· La Reserva Federal decide incrementar el objetivo del rango de la tasa de Fondos Federales en 25 puntos base.

· El Banco Central Europeo no expande su programa de creación de euros más allá de marzo de 2017.

· El acuerdo de la OPEP de recortar en 700 mil barriles se va respetando y otros países no miembros se van sumando al recorte de la oferta de crudo.

· El Congreso aprobó el superávit primario mínimo de 0.4 por ciento del PIB.

· Las elecciones del 8 de noviembre le dan la victoria a la candidata demócrata Hillary Clinton.

· El Banco de México aumenta en 25 puntos base su tasa de referencia y la eleva a 5.0 por ciento anual.

· El Peso mexicano se aprecia al igual que varias monedas emergentes, pero con mayor contundencia, y cierra el año en 18.30 pesos por dólar.

Escenario B): Pesimista.

· La Reserva Federal decide incrementar sus tasas en 50 puntos base.

· El Banco Central Europeo expande su programa de creación de euros para marzo de 2018.

· El acuerdo de la OPEP de recortar en 700 mil barriles fracasa y los precios del petróleo vuelven a desplomarse.

· El Congreso aprobó el superávit primario mínimo del 0.4 por ciento del PIB, pero moviendo las premisas de producción de Pemex, incremento en la recaudación, etcétera, de tal suerte que el Presupuesto pierde credibilidad. La amenaza de perder el grado de inversión se refuerza.

· Las elecciones del 8 de noviembre le dan la victoria al candidato republicano Donald Trump.

· El Banco de México aumenta en 75 puntos base su tasa de referencia y la eleva a 5.50 por ciento anual, generando un mayor déficit fiscal.

· El Peso mexicano se devalúa, al igual que varias monedas emergentes, pero con mayor fuerza; se dispara temporalmente a 24 pesos y cierra el año en 20.50, después del incremento de la tasa del Banxico.

Escenario C): Optimista (para nosotros el menos probable).

· La Reserva Federal decide mantener intacto el objetivo del rango de la tasa de Fondos Federales.

· El Banco Central del Euro cierra su programa de creación de euros contemplado hasta marzo de 2017.

· El acuerdo de la OPEP de recortar en 700 mil barriles se incrementa en noviembre a un millón de barriles y otros países no miembros se suman llevando al WTI por arriba de 55 dólares por tonel.

· El Congreso aprobó el superávit primario mayor, de 1.0 por ciento del PIB, y las calificadoras internacionales nos quitan la perspectiva 'negativa' por una perspectiva 'estable'.

· Las elecciones del 8 de noviembre le dan la victoria a la candidata demócrata Hillary Clinton, con control del Congreso.

· El Banco de México decide mantener la tasa de referencia en 4.75 por ciento.

· El Peso mexicano se revalúa, al igual que varias monedas emergentes, pero con mayor fuerza, cerrando el año en 17.80 pesos por dólar.

Una última reflexión, que nos puede ilustrar sobre la vulnerabilidad a la que han llegado las finanzas públicas: Si toda la deuda pública se encontrara denominada en pesos, y a tasa revisable, el incremento acumulado en la tasa de referencia del Banco de México hasta 4.75 por ciento anual representa un incremento en el déficit fiscal conocido como 'requerimientos' 

Financieros del sector público equivalentes a 0.875 por ciento del PIB.

No toda la deuda está a tasa revisable, pero hay una deuda denominada en dólares que con la devaluación ha incrementado sustancialmente el servicio de su deuda. Si en 2017 la deuda pública no se detiene, estaríamos entrando al umbral de una crisis de fin de sexenio.

También te puede interesar:
Las alternativas de la Junta de Gobierno de Banxico y Hacienda
Cifras positivas para el 3T, pero cuidado con lo que viene del exterior
Los diez principales desafíos de Meade