Opinión

¿Es preocupante el nivel de deuda pública?

 
1
 

 

billetes

En México no tenemos un Tea Party como en Estados Unidos. Pero si lo tuviéramos, seguramente ayer, durante la comparecencia del secretario Videgaray, hubieran sacado pancartas pidiendo que el Estado pusiera en cero la deuda pública.

Pero, claro, hay que distinguir a los fundamentalistas del equilibrio presupuestal de los que genuinamente están preocupados por los niveles que ha alcanzado la deuda pública.

Como siempre, permítame poner sobre la mesa primero algunos datos y luego hacer algunas consideraciones.

1.- Para el cierre de este año, se estima que la expresión más amplia de la deuda pública, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP), llegará a 46.9 por ciento del PIB, lo que es equivalente a ocho billones 472 mil millones de pesos.

2.- Parece todo el dinero del mundo. Pero si nos comparamos con el mundo, resulta que estamos en la parte media baja de la tabla. En la parte más alta está Japón, cuya deuda pública equivale a 230 por ciento del PIB. En Estados Unidos la cifra es de 103 por ciento del PIB. En Brasil, para acercarnos a la región, es de 59 por ciento. Claro que hay países que tienen menor deuda que México, como Chile, donde es de 15 por ciento del PIB, pero con todo, estamos entre los de deuda moderada.

3.- El crecimiento de la deuda, como en casi todo el mundo, se detonó a partir de 2008 con la crisis financiera internacional. Entre 2007 y 2009, el SHRFSP creció de cerca de 30 a 36 por ciento, es decir, alrededor de seis puntos porcentuales del PIB en sólo dos años, pues se utilizó como una opción contracíclica.

4.- El crecimiento que se ha visto recientemente en el SHRFSP coincide con lo que ocurrió en 2008-09 en la sensibilidad de esa variable a la depreciación del peso.

Como ocurre con la deuda de las empresas o las personas, el 23 por ciento de la deuda del gobierno federal se encuentra en moneda extranjera. Poco menos de la mitad del incremento total de este año se explica por el encarecimiento del dólar.

5.- Uno de los indicadores que permiten valorar el nivel de riesgo que se percibe en la deuda pública es el denominado Riesgo País, que algunos miden como el indicador EMBI+ que calcula JPMorgan y que nos dice a cuántos puntos sobre los bonos del Tesoro se puede colocar la deuda de las economías emergentes. El de México se ubica actualmente en 243 puntos base mientras que el de Brasil, por ejemplo, está en 453 puntos.

No lo aburro con más datos.

El tema de los niveles de deuda que hoy existen en el gobierno federal, a mi parecer, y creo que en el de los mercados, no es para alarmarse. El tema de fondo es el uso de esos recursos. Es decir, el impacto económico que vaya a tener la asignación de los recursos.

Si siguiera el crecimiento del gasto corriente que no contribuye a la inversión, entonces se podría estar gestando un problema. Si directa o indirectamente son recursos que contribuyen a la inversión y el crecimiento, el país generará capacidad de pago.

Creo que la discusión debe estar en este punto y no (en este momento al menos) en los niveles absolutos de deuda.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
Para fundamentar el optimismo
Un trimestre que puede ser augurio
Más razones de la desigualdad