Opinión

¿Es anormal la depreciación del peso?

 
1
 

 

peso dólar

El proceso de debilitamiento del peso frente al dólar ya se ha extendido por 18 meses y ha sido más aguda que la observada por la media de las monedas emergentes. Esta más pronunciada afectación ya ha sido objeto de diversas hipótesis, algunas más creativas que otras, unas más polémicas que otras. Lo curioso es que el peso se ha comportado de manera muy similar a otros episodios de alta aversión global al riesgo. Entonces, qué hace a este reciente proceso algo tan especial que amerita tanta creatividad.

Curiosamente, y contrario a lo que muchos piensan, lo que hace especial el actual proceso de debilitamiento del peso frente al dólar no es su desempeño relativo. Es decir, no es nuevo que en un proceso de alta incertidumbre financiera internacional el peso mexicano muestre un subdesempeño (underperformance) frente al dólar, comparado con otras monedas de mercados emergentes.

Por ejemplo, desde noviembre de 2014 (cuando comenzó el fortalecimiento generalizado del dólar) a la fecha, el peso mexicano se ha depreciado en más de 27 por ciento frente al dólar. Lo anterior ha contrastado con un debilitamiento cercano a 10 por ciento de la mediana de las 24 principales monedas emergentes.

Un comportamiento similar se ha replicado en el verano de 2011 asociado a la crisis griega, en la primavera de 2012 con la crisis de la periferia europea y a mediados de 2013 con las primeras declaraciones de las autoridades de la Fed sobre el tapering.

En todos los casos, el subdesempeño del peso se ha extendido hasta que un evento determinado contribuyó a abatir los altos niveles de aversión al riesgo y a partir de ese punto el peso fue eliminando paulatinamente el subdesempeño citado hasta converger al mismo efecto incorporado por la mediana de las monedas emergentes.

Entonces, no es nuevo el citado subdesempeño del peso en el contexto de alto nerviosismo financiero internacional. Por el contrario, yo señalaría dos factores que considero originales con respecto a los anteriores episodios citados.

Primero, el actual contexto de debilidad de las monedas emergentes en general y del peso en particular ya se ha extendido por 18 meses, en contraste con un promedio cercano a los tres meses en los episodios citados. Es decir, se trata de un proceso mucho más prolongado de incertidumbre.

Segundo, y asociado con lo anterior, el contexto actual está explicado por varios factores simultáneos tanto generalizados como idiosincráticos que se encuentran en plena evolución. Por ejemplo, la desaceleración China, la guerra de precios del petróleo, el ciclo de alzas de la Fed, los apoyos monetarios en Europa y Japón, el Brexit, las elecciones en EU etcétera. Todos temas abiertos y en pleno desarrollo.

Así, el proceso ya ha durado bastantes meses y muy probablemente no será resuelto por un solo evento, dada la diversidad de factores que se encuentran conviviendo. De esta forma, parece no muy realista el esperar que el peso mexicano corrija su subdesempeño de manera súbita e inmediata, habrá que ser pacientes. Sobre el origen del subdesempeño, planeo abordar este tema a profundidad próximamente en este mismo espacio.

El autor es subdirector de Análisis de Mercados Financieros en la Dirección de Estudios Económicos de Banamex. Las opiniones expuestas son responsabilidad del autor y no necesariamente reflejan la visión de Banamex.

Twiter: @joelvirgen

También te puede interesar:
Se confirman salidas de capitales
Alza de Banxico podría estar próxima
Se recupera inversión extranjera en portafolio