Opinión

¿Es acertada la forma
en que ha actuado la Comisión de Cambios?

1
 

 

ME. ¿La venganza del peso?

La semana pasada la Comisión de Cambios (CC) –formada por funcionarios del Banco de México y la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP)– llevó a cabo dos modificaciones relevantes a los mecanismos de las subastas diarias de dólares. Tan significativos fueron los cambios que el tipo de cambio peso-dólar se apreció 2.3 por ciento del cierre del jueves 30 de julio –el día del anuncio– al cierre del viernes 31 de julio –un día después del anuncio–, pasando de 16.4512 a 16.0772 pesos por dólar.

En mi opinión, la actuación de la CC ha sido muy acertada y muy oportuna. No obstante lo anterior, en los últimos días he escuchado y leído varias críticas a la forma en como la CC está llevando a cabo la política cambiaria. En mi opinión, la gran mayoría de las opiniones carecen de fundamentos. Es por esto que dedicaré este espacio a dar respuesta a tres preguntas: (1) ¿cuáles fueron las modificaciones que llevó a cabo la CC recientemente?; si éstas (2) ¿sirven para “defender” al peso?; y si (3) ¿es significativo el monto de las subastas?

(1) ¿Cuáles fueron las modificaciones? La CC llevó a cabo dos modificaciones: (a) incrementó el monto de las subastas diarias de dólares sin precio mínimo (i.e. se subastan sin importar el movimiento del tipo de cambio con respecto al día previo) de 52 millones de dólares (mdd) a 200 mdd; y (b) disminuyó el nivel al cual se “detonan” las subastas diarias de 200 mdd con precio mínimo de 1.5 a 1.0 por ciento.

Es decir, antes del jueves, el Banco de México subastaba 200 mdd si el peso se depreciaba 1.5 por ciento con respecto al tipo de cambio fix del día hábil previo y a partir del viernes pasado la subasta se “detona” si se deprecia sólo 1.0 por ciento (i.e. es más probable que se detone ahora, que cuando el precio mínimo se determinaba con 1.5 por ciento de depreciación). Estas modificaciones entraron en vigor el viernes 31 de julio y estarán vigentes al menos hasta el 30 de septiembre de 2015.

(2) ¿Sirven para “defender” al peso? Realmente no con respecto a un nivel, pero considero que sí en cuanto a tendencia. Recordemos que México adoptó un régimen de tipo de cambio flexible en 1994, después de la debacle económico-financiera de diciembre de ese año.

La adopción de este régimen se dio en un principio porque el Banco de México se quedó prácticamente sin reservas internacionales para defender un régimen de tipo de cambio fijo o semifijo, como se tenía hasta ese entonces. Después se continuó operando bajo este régimen por convicción propia, en donde se han observado un sinnúmero de beneficios de tener una variable nominal como el tipo de cambio que absorba los choques externos. Si no, preguntémosle a los griegos, quienes no tienen esta particularidad y donde es la población quien recibe los choques vía recesión económica y alto desempleo. Entonces, la CC –que tiene a cargo la política cambiaria de nuestro país– no defiende niveles del tipo de cambio.

Entonces, ¿para qué sirven las subastas? Este tipo de mecanismos sirven para dotar de liquidez al mercado cambiario cuando ésta es escasa. Estos episodios llegan a ocurrir con frecuencia en momentos de alta volatilidad internacional. Cuando existe poca liquidez, es decir con bajos montos de operación, es posible llegar a manipular el tipo de cambio. Más aun, en momentos de estrés financiero esas operaciones con poco monto pueden depreciar al peso a niveles muy lejanos a los que debería de estar con respecto a los fundamentos económicos del país. Es por ello que es importante que esté presente la CC para que “rompa” esos patrones que pueden ser altamente perjudiciales para el país.

(3) ¿Es significativo el monto de las subastas? Si comparamos el monto de las subastas sin precio mínimo (200 mdd) con el volumen diario operado promedio (135 mil mdd de acuerdo a la última encuesta del Banco Internacional de Pagos), el monto de las subastas sólo representa 0.15 por ciento del volumen (i.e. no es significativo). No obstante lo anterior, considero que el monto de las subastas sí es significativo desde el punto de vista en el que justo lo que busca romper es la mala dinámica con la que opera el mercado con baja liquidez, en la que con un monto pequeño se puede manipular el precio (i.e. el tipo de cambio).

Es por ello que dados los “bajos” montos operados que llegan a mover el tipo de cambio, el monto de la subasta (antes 52 mdd y ahora 200 mdd en el caso de las subastas sin precio mínimo) sí llega a ser significativo. En este sentido, no tengo duda de que las acciones de la CC han sido acertadas y oportunas porque toman en cuenta las malas dinámicas que se pueden generar en episodios de baja liquidez, pero al mismo tiempo mantienen un régimen de tipo de cambio realmente flexible.

El autor es economista en jefe de Grupo Financiero Banorte. Las opiniones que se expresan en el artículo no necesariamente coinciden con las del Grupo Financiero Banorte, por lo que son responsabilidad absoluta del autor.

Twitter: @G_Casillas

También te puede interesar:
Banxico, sin cambios hasta septiembre
¿'Quo vadis', peso mexicano?
Matrimonio y divorcio en México