Opinión

EPN y el gobierno que
nunca quiso la movilidad

1
   

    

Enrique Peña Nieto

No vamos a salir del esmog parando los autos. Tampoco, obvio, echándolos sin más de nuevo a la calle. Pero menos aún solucionaremos el problema de las contingencias ambientales mientras el gobierno federal proclame objetivos que mejorarían el medio ambiente si luego, discreta pero eficazmente, el mismo gobierno procede a matar esas propuestas.

Ejemplo de ello es lo ocurrido, en dos años seguidos, con un tema de movilidad propuesto desde la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano.

En el Programa Nacional de Desarrollo Urbano 2014-2018, la Sedatu sentenciaba de manera categórica que con Enrique Peña Nieto en la presidencia se había hecho la luz en materia de planeación para la movilidad: “Hasta la publicación del Plan Nacional de Desarrollo 2013-2018, ningún plan gubernamental había considerado a la movilidad sustentable dentro de sus objetivos. La inexistencia de una política de movilidad urbana sustentable integral, en los tres órdenes de gobierno, se refleja en la desarticulación de acciones realizadas por los gobiernos y las políticas locales de desarrollo urbano”. Después de tan contundente aserto, lo que tocaba, cualquiera supondría, es diseñar un plan específico para aprovechar tal epifanía. Tocaba pues, la decisión.

Sobre todo si en el mismo PNDU se cita que inadecuadas condiciones de movilidad “han incentivando el uso intensivo del automóvil, los kilómetros-vehículo recorridos (KVR) en el país prácticamente se triplicaron al pasar de 106 a 339 millones. Los efectos de estas dinámicas se perciben en la contaminación del aire, generación de gases de efecto invernadero (GEI) y accidentes que reducen la calidad de vida de los habitantes de las ciudades, así como la sustentabilidad de las mismas y la salud pública”. (http://bit.ly/1fQhTHe)

Por ello, en la Sedatu incluyeron en los lineamientos de la “Estructura Programática a Emplear en el Proyecto de Presupuesto de Egresos 2015” un programa, el P 007, llamado “Impulso a la movilidad urbana”. Era junio de hace dos años. Ahí aparecía esa iniciativa, misma que tras la rebatinga en el Congreso quedó en cero pesos de presupuesto, cero, por lo que en el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2015, el P 007 brilla por su ausencia.

El año siguiente la historia se repitió. En la correspondiente Estructura Programática bla bla bla… de Hacienda, aparece el P 007 (no confundir con el 00 no sé qué), pero en el PEF 2016 de ese programa de movilidad no quedaba ni su rastro. Tenemos un gobierno que sí sabe que una mejor movilidad generaría un mejor medio ambiente. Tan lo sabe que en el PNUD asevera que:

-“34 millones de personas en zonas urbanas están expuestas a contaminantes del aire que causan enfermedades, baja productividad e inclusive pueden ocasionar la muerte, y que son generados en buena medida por los automotores…”

-Los costos de males asociados a emisiones por uso del automóvil en 2009, en millones de pesos, son de 14 mil 396 para el Valle de México, de dos mil 795 para GDL, de dos mil 282 para MTY…

-De 188 mil 587 millones de pesos del Fondo Nacional de Infraestructura sólo uno de cada 18 ha sido para implementar proyectos de transporte público y éstos no han concretado su implementación.

O sea que en el gobierno, en la Sedatu, todo eso sabían, pero entre Hacienda y los partidos en el Congreso dedicaron cero pesos de Presupuesto a la movilidad. Y los titulares de la Sedatu sólo se agacharon.

¿Habría sido la solución a las contingencias ambientales? No, pero habría sido un inicio. Y ni de eso fueron capaces. Ahora anunciarán nuevas medidas contra la contaminación. Ni cómo creerles.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Hoy No Circula: el derecho a criticar
La elección chilanga
El 'humor social', discurso dedicado a…