Opinión

Entre Kafka y el realismo mágico

Hay semanas en las que reafirmamos lo falaz de la nacionalidad oficial de Kafka.

Sí, puede confirmarse su nacimiento en Praga… pero esquina con Hamburgo, en la Ciudad de México. ¿Dónde si no?

Y además, puede explicarse por qué eligió México para vivir el recientemente fallecido Gabriel García Márquez.

Imagine que en un capítulo de alguna de sus novelas se hable de los mil 440 viejitos que siguen dando clase a sus 102 años. Pero además, con la peculiaridad de que todos hayan nacido el mismo día: el 12 de diciembre de 1912, ¡en el mismo estado, Hidalgo!

Ni la imaginación del ‘Gabo’ pudo haber concebido tal belleza.

¿Por qué nos obstinamos en que el sindicato magisterial abandone su creatividad y deje de inventar plazas y empleados cuando tenemos esa prodigiosa estampa… que sólo nos cuesta 127.8 millones de pesos al año?

A propósito del Día del Maestro, que se celebró regocijadamente ayer, además, nos enteramos de que un grupo de profes dejó de esperar el tiempo en el que habrá de reconocerse a la educación.

Setenta maestros, que son como la vanguardia del conocimiento, constructores de los ciudadanos del siglo XXI, reciben salarios que superan al del Presidente de la República.

Ese es un signo de avance, sobre todo cuando el que encabeza esta tan especial nómina, es el maestro Adolfo Ramírez Zenteno, que tuvo un chequesote mensual de 603 mil pesos. Hombre, ya luego sus patrones aclararon que su salario es “sólo” de 45 mil pesos, nomás que le debían.

¿Ya adivinó de qué estado es este bien remunerado profe? Le atinó. Es del líder educativo nacional: Oaxaca.

Y, siguiendo con los hechos inéditos de los últimos días, ¿qué le parece lo que ayer le comentábamos en este espacio?

Resulta que la mayoría en el pleno del regulador de las telecomunicaciones señaló que ellos, como si fueran un superchip, procesan de volada. Así que no necesitan dos años para decidir si las empresas de Slim ya cumplen con lo que se les exigió. De hecho, la comisionada Labardini tuvo un lapsus revelador cuando dijo: “Y en cuanto al plazo que esperamos para cumplir…” Mj, mj, perdón, “para verificar el cumplimiento”.

Imagínese un regulador cuyo inconsciente (lean el clásico “Psicopatología de la vida cotidiana”, de Freud) habla de las obligaciones que tiene que cumplir, como si fuera un regulado. ¿O será que todo México es territorio Telcel?

Y ya, la cereza del pastel en este divertido país en el que vivimos lo dio la actriz Camila Sodi.

Ella es una de las imágenes usadas por el DF para la campaña para promover la lactancia materna: “No le des la espalda, dale pecho”.

Esa promoción, que parecería un acto de altruismo para que los recién nacidos desarrollen su sistema inmune de manera adecuada, se convirtió en un jaleo por materiales y dimensiones de los personajes participantes.

En medio de este país kafkiano, volvimos a hacer tierra cuando los de Cemex, no perdieron tiempo y a horas de los funerales de Lorenzo Zambrano, ya nombraban a Rogelio Zambrano, como presidente, y a Fernando González, como director general de la empresa.

Qué bueno. La vida debe seguir.

Twitter: @E_Q_