Opinión

Entra al Senado Iniciativa de Protección de Indicaciones Geográficas

10 mayo 2017 5:0
 
1
 

 

Senado. (Cuartoscuro)

Luego de dos intentos que se extraviaron en las agendas de los diputados en diversos periodos legislativos, finalmente ha arribado a la Cámara de Senadores lo que parece será la nueva y esperada legislación de Indicaciones geográficas. De manera que, podemos decir, es esta la tercera llamada.

No se trata, debe subrayarse, de una simple actualización o ajuste técnico de la ley. Es, sin lugar a dudas, la transformación más relevante que nuestra legislación de Propiedad Intelectual ha sufrido en 25 años.

Hay quien podría decir que la inclusión del sistema de oposición, en materia de marcas, o la adhesión al Protocolo de Madrid para facilitar el registro en el extranjero son de mayor relevancia, pero en esos casos se trata de modificaciones que tocan la tramitación de marcas en forma significativa, pero no modifican, ni la sustancia, ni los alcances de la protección.

En cambio, en el caso de esta polémica figura, la inclusión del reconocimiento y protección a Indicaciones geográficas representa una transformación legal que impactará a cientos de productores nacionales típicos que por años han operado sin sentido de pertenencia, ni disciplina gremial. A partir de la reforma, Indicaciones geográficas que no podían aspirar al club elitista de las Denominaciones de origen, como “guitarras de Paracho”, o “sarapes de Saltillo”, podrán iniciar su uso exclusivo.

Para muchas comunidades propietarias de denominaciones de origen o indicaciones geográficas en Europa, este tipo de protección ha marcado un antes y un después en la forma en que los productores han encarado la defensa de la identidad y la difusión de su cultura a través de la producción y venta de un producto reputado. El efecto que se pretende con este tipo de tutela, es el de dotar de pertenencia a la comunidad que ha usado y preservado el nombre de un producto típico que ha adoptado la designación del lugar del que es originario, generando en forma simultánea una garantía para los consumidores de que la mercancía proviene, precisamente, del lugar que goza de reputación por esa manufactura.

Por lo que hace al contenido de la ley, destaca que se crea esta posibilidad de registro para las Indicaciones geográficas, a la par de la existente para Denominaciones de origen, además de incluir un capítulo completo para la protección de las Indicaciones de origen extranjero, que ha sido un asunto en el que nuestro país ha sido deficitario por décadas.

El proyecto de reforma, además, parece estar en consonancia con los más avanzados tratados en la materia, que gradualmente han seguido progresando con la visión europea que pretende abrir espacios a los productos étnicos, en detrimento de la versión estadounidense de limitar la cobertura al sistema de marcas. Esperemos pasar, ahora sí, de la tercera llamada al………..comenzamos.

También te puede interesar:

Aplica Corte criterio salomónico en caso Alestra

Un diferente “día de la Propiedad Intelectual”

Logra China cifra récord en sentencias por piratería