Opinión

Enredado, como el queso

Los integrantes de la Conferencia Nacional de Gobernadores (Conago) están metidos en un problemón marca Acme.

El gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre, ya concluyó su periodo al frente del influyente club que acaba de cumplir en agosto 13 años de fundado, aunque se integraron los mandatarios de todos los partidos hasta julio de 2002.

Todo está planteado para que la versión LXVIII de la Asamblea Ordinaria de la Conago se realice en Oaxaca y precisamente es ahí donde está el detalle.

Para nadie es un misterio que la gestión del gobernador Gabino Cué Monteagudo se asemeja mucho al tradicional queso oaxaqueño, siempre enredado.

Porque además del conflicto magisterial que parece que llegó para quedarse, con el arranque de las fiestas patrias los policías estatales decidieron amotinarse y desfilaron el 16 de septiembre pero como contingente de protesta.

La reunión preparatoria de los integrantes de la Conago, que se realizaría en Tamaulipas, se suspendió hace unos días y con razón: los gobernadores se solidarizaron con las poblaciones de las entidades afectadas por las recientes tormentas y huracanes.

La cuestión es si así como está el gobierno oaxaqueño, le dejarán la batuta de la Conago. Los críticos de Cué dicen que sería tanto como cederle a la CNTE las riendas. Menudo problemón. Y dicen que ni yendo a bailar a Chalma.

Prospectiva demócrata


El presidente Enrique Peña Nieto se reunió anoche con el expresidente Bill Clinton como parte de las actividades del mandatario mexicano en Nueva York. Hace unos días la esposa de Clinton, doña Hillary, visitó México y la residencia oficial de Los Pinos.

En su estancia en la ciudad de México, Carlos Jarque le preguntó a Hillary si buscaría la candidatura presidencial de Estados Unidos. Y sí, admitió, lo está considerando, pero la postulación la definirá el Partido Demócrata en enero del próximo año. Ya no falta mucho.