Opinión

Enoturismo, incipiente, pero con mucho potencial

 
1
 

 

Vinos del Marqués

Ayer, la senadora Marcela Torres Peimbert se comprometió a encabezar una serie de peticiones que han hecho los productores de vino de Baja California, Querétaro y Zacatecas, que básicamente demandan que se disminuya la carga fiscal que recae sobre esta industria. Por tanto, la legisladora panista prometió elaborar un proyecto antes de que termine este año.

Mientras se bebía una copa de vino, junto con sus colegas Ernesto Ruffo, Víctor Hermosillo, Martín Orozco y Francisco Búrquez, la senadora ejemplificó con una cifra el por qué se debe apoyar el crecimiento de la producción de vinos nacionales: de los cinco millones de cajas que este año se consumirán en nuestro país, el 65% serán de vino importado.

Lo que los productores están demandando es que sólo exista una categoría única para el vino de mesa en el Impuesto Especial Sobre Producción y Servicios; que exista una Ley Impositiva fija de 8% y simplificar el impuesto que actualmente está sobre el valor del producto.

Este tema no solamente tiene que ver con asuntos agrícolas o fiscales, sino que cada vez tiene que ver más con el turismo, debido a que ha ido tomando fuerza un segmento de relativa nueva aparición que liga a las dos actividades: el Enoturismo.

Por alguna razón, los viñedos son lugares que transmiten tranquilidad, algo especial que hace que a la gente le guste ir y recorrerlos, además de tener la oportunidad de cortar un racimo de uvas directo de la vid.

Así que los dueños de los viñedos comenzaron a permitir entrar a la gente, lo cual con el tiempo de convirtió en un negocio para ellos. Pero siempre había alguien que pensaba que la experiencia daba para más de una tarde y quería quedarse, lo que dio paso a que del negocio de los paseos incursionaran en el del hospedaje y, por supuesto, de alimentos.

Por ejemplo, Mendoza es una localidad que tiene lo suyo como ciudad, es linda –como dirían allá--, pero difícilmente podría haber sido desarrollada como uno de los principales destinos turísticos de Argentina si no fuera porque es una importante región vitivinícola. Seguramente usted ha probado no sólo una, sino varias etiquetas provenientes de los viñedos mendocinos.

Y, aunque en Mendoza hay hoteles de primer nivel, algunos productores también han desarrollado una oferta de hospedaje y alimentos que –por decirlo en términos gastronómicos—marida muy bien con el tema de los vinos.

Ejemplo de esta fusión de vinos y hospedaje hay muchos alrededor del mundo, no se diga en Europa.

Esta semana estuvo en México Ignacio Arzuaga, propietario de la bodega Arzuaga Navarro, ubicadas en la Ribera del Duero, quien platicó que cada año 35 mil personas visitan sus instalaciones, lo que las hace las más visitadas de la zona.

Por eso no es de extrañar que, con esa demanda, estén muy enfocados al Enoturismo y ahora tengan también un hotel de 97 habitaciones y un Spa. La fórmula ha sido tan exitosa, que comenzó un inversión de cuatro millones de euros tanto para mejorar la calidad de sus vinos, incrementar su producción y reforzar el tema del Enoturismo.

El segmento se ha vuelto tan relevante, que la Organización Mundial del Turismo (OT) acaba de anunciar que el próximo año celebrará su primera Conferencia Mundial sobre Enoturismo. El líder de este organismo, el jordano Taleb Rifai, explicó que el Enoturismo es un segmento en crecimiento, que ofrece inmensas oportunidades de diversificar la demanda. Para ser sede de este encuentro eligieron a la región vitivinícola de Kakheti, en Georgia.

En México, aunque se han dado pasos en este sentido, principalmente en destinos como Guanajuato y el Valle de Guadalupe en Baja California, el Enoturismo es incipiente y con poca atención de parte del gobierno, a pesar de que el potencial es enorme y se ha demostrado: en tan sólo 10 años, en México se duplicó el consumo de vino de mesa, pasando de 27 a 55 millones de litros al año, y se estima que dentro de cinco año este consumo alcanzará los 180 millones de litros.

Sin duda, el Enoturismo es una opción que deberían voltear a ver las autoridades, tanto locales como federales, porque, además, es un producto Premium, de esos que atraen a los turistas de alto gasto.

Correo:garmenta@elfinanciero.com.mx

También te puede interesar:

La carrera de F1 se la perdió Cancún

El Día de Muertos reaviva las economías locales

¿Por qué desconfiar del Tiempo Compartido?