Opinión

¿López Obrador encarece al peso?

 
1
 

 

AMLO y el peso. (Especial)

En la tarde de ayer, la cotización del peso frente al dólar llegó a su nivel mínimo desde el 18 de agosto del año pasado.

Es decir, el dólar está en su nivel más bajo en 293 días. Medido de otra manera, estamos en el menor precio en nueve meses y 23 días.

No es ninguna novedad que Trump haya sido la causa principal de que el dólar se haya ido hasta un máximo de 21.95 pesos al cierre del 18 de enero pasado.

Entonces existía la preocupación de que fuera a arrancar su administración repudiando el TLCAN, lo que afortunadamente no ocurrió.

Y, desde el nivel máximo de cierre de esa fecha al día de ayer, ya hay una revaluación de casi 17 por ciento, equivalente a 3.72 pesos.

En el corto plazo, desde el nivel máximo al que llegó la moneda norteamericana, antes de que se conocieran los resultados del domingo, hasta el cierre de ayer, el peso ganó 3.1 por ciento.

La explicación de la mayor parte de los operadores del mercado y de los expertos es que el peso se fortaleció porque no ganó Delfina.

Bueno, en realidad lo que subyace es que el peso ganó terreno porque hay la percepción de que a partir del domingo se redujeron las probabilidades de que gane López Obrador en 2018.

Hay que precisar. No es que se descarte la posibilidad de que gane. El hecho es que, si Delfina Gómez ganaba, podría generarse la percepción de que era inevitable el triunfo de López Obrador el próximo año.

Al no generarse este hecho, hubo un respiro en los mercados financieros.

Todavía ayer el peso avanzó más porque se fue generalizando la percepción de que, aunque seguirán los reclamos y no se reconocerá el resultado, ahora no habrá ni toma de calles ni movilizaciones que pongan en cuestión la estabilidad política.

¿Y por qué razón AMLO pone nerviosos a los inversionistas?

Por lo que he captado hasta ahora, el factor que más preocupa es la posición que pueda asumir respecto a la reforma energética.

Incluso no hay nerviosismo respecto al reconocimiento de los contratos. Más bien el problema es que llevar a buen puerto la reforma exige un proceso que debe durar cinco o seis años más, por lo menos, y una parte de ese proceso correspondería a la próxima administración.

La incertidumbre es el combustible de la inestabilidad. Y en ella, muchos pierden.

Por eso, en el corto plazo la paridad del peso va a estar en relación inversa con la probabilidad de que AMLO gane la elección del próximo año… salvo que el equipo económico del virtual candidato presidencial, entre el que se cuenta a Rogelio Ramírez de la O, de manera destacada, pero también a Adolfo Hellmund y desde luego a Alfonso Romo, logren convencer a los inversionistas de que no tienen riesgos. Son personas competentes y bien acreditadas. Podrían hacerlo.

El problema con el que habrán de lidiar se parece al que afronta el equipo económico de Trump, que hace esfuerzos para presentar el lado racional de sus propuestas, y de golpe, en una mañana, el presidente hace trizas la estrategia con un tuit. Aquí sería con una mala entrevista radiofónica.

Una palanca de todos los opositores a AMLO, de izquierda, centro y derecha, es que su probabilidad de éxito encarece al dólar.

Si, de alguna forma, su equipo logra evitar que se presente esta conexión, estará abonando a un posible triunfo de AMLO, más que muchos miles de los que se movilizan y prometen votos.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Quién ganó realmente el domingo?
Las elecciones de ayer, ¿un parteaguas?
¿Llega el fin del ciclo alcista de las tasas?