Opinión

En las grandes compañías todos pueden ser líderes

 
Envíale tu pregunta a Richard Branson
1
 

 

Branson.

Pregunta: ¿Es posible tener más de un líder alfa dentro de una compañía? ¿Qué tal un equipo?

—Lim Ji Chen.

Respuesta: Cuando piensas en las compañías más grandes del mundo, probablemente imaginas a los individuos carismáticos que las encabezan, como Steve Jobs de Apple o Mark Zuckerberg de Facebook. La mayoría de las personas suponen que si una compañía está venciendo a la competencia, es debido al líder al timón. Pero yo supongo que si escarbas un poquito más profundamente en cualquier compañía exitosa, encuentras a un grupo grande de líderes que trabajan detrás de bastidores y que merecen mucho mérito por los logros de la empresa.

En Virgin, nuestras compañías están salpicadas de líderes alfa. Hemos aprendido que al alentar a los empleados a ser líderes detonamos que compartan más ideas, lo cual hace más exitosas a nuestras empresas.

Además, es esencial que empleemos a un personal diverso con una amplia variedad de antecedentes para asegurarnos de que las nuevas ideas atraigan a la variedad más amplia de personas. Esta es una de las razones de que a los líderes en nuestras oficinas de Virgin Management se les ofrezca “capacitación de sesgos inconscientes”: alentamos a todos a pensar fuera de los parámetros establecidos. Las personas tienden a contratar a quienes son más similares a ellas mismas, y nosotros no queremos tener una compañía en la cual todos se vean y piensen igual.

Esencialmente, el ingrediente secreto del éxito de nuestras compañías Virgin es nuestra dedicación a trabajar juntos de manera que las mejores ideas brillen, sin importar quién las proponga. Después de todo, una compañía es una especie de familia: un grupo de personas que ríen, crecen y logran grandes cosas juntas. Un sistema como el nuestro, entonces, requiere que cada miembro del personal deba tener la libertad de actuar según sus propias ideas, de manera que pueda ser un líder que inspire a otros. ¡Y nuestro sistema funciona bien!

El ingrediente secreto del éxito de nuestras compañías Virgin es nuestra dedicación a trabajar juntos de manera que las mejores ideas brillen, sin importar quién las proponga

En Virgin Trains en el Reino Unido, por ejemplo, los empleados que interactúan con los clientes tienen el poder de implementar cambios y verlos en marcha. En consecuencia, un miembro del equipo de ventas minoristas reorganizó la manera en que estaba distribuida la oficina de boletos de Virgin en la estación de Manchester Piccadilly para hacerla más accesible, lo cual fue una gran mejora, y uno de nuestros gerentes de trenes reimaginó nuestro sistema de descarga de boletos, lo cual incrementó la tasa de éxito de las descargas de 72 a 90 por ciento.

No se puede esperar que el equipo ejecutivo proponga innovaciones como éstas.

Esta libertad para usar sus habilidades de liderazgo permite a nuestros empleados forjar sus carreras según sus habilidades, no sólo con base en su suerte al encontrar vacantes en la escala corporativa. Por ejemplo, Scott Hood, el director administrativo de Virgin Active Australia, me llevó por un recorrido de nuestro nuevo club en Melbourne el año pasado, y fue grandioso escuchar cómo él y su equipo estaban implementando la visión que él había soñado para la compañía durante sus casi dos décadas con nosotros.

Scott se unió al segundo club Virgin Active del Reino Unido, en Leeds, como recepcionista; aceptó un puesto como entrenador personal, luego fue promovido a gerente de operaciones. Después ocupó tres puestos de gerente general antes de ser designado gerente regional de 12 clubes de salud en el Reino Unido. En 2006 fue nombrado gerente de operaciones nacional.

Después de obtener cierta experiencia como jefe de acondicionamiento físico, decidió que quería ver más del mundo, así que se convirtió en director de proyecto en Sudáfrica, y luego en director de operaciones.

En seguida, Scott se mudó al profundo sur para convertirse en director de operaciones de Australia.

¿Cómo lo hizo? Un ascenso como el de Scott nunca habría sucedido si no hubiera trabajado con gerentes que estaban ansiosos de escuchar perspectivas nuevas como las suyas; alentaban la discusión abierta de todos en el equipo, y él tenía algunas excelentes ideas que compartir.

Por supuesto, es importante que la persona que tuvo la visión original para el negocio deba tener la última palabra cuando surjan conflictos (lo cual puede suceder cuando todos son líderes). Sin embargo, la visión del fundador la desarrolla mejor un equipo de líderes alfa que trabajen juntos en ejecutarla.

Siempre que conozco a un empleado que se acaba de unir a una compañía Virgin, aliento a esa persona a empezar a pensar sobre cómo haría las cosas de manera diferente, y exhorto a su gerente a poner en práctica esas nuevas ideas. Y conforme ese empleado y sus gerentes y el resto del equipo hacen pequeñas mejoras día con día, gradualmente crean una empresa grandiosa.

Twitter: @richardbranson

También te puede interesar:
Empezar en pequeño, pero soñar en grande
Dando más a tus clientes
La receta para una excelente primera impresión