Opinión

En la ‘trampa’ de la baja competitividad

 
1
 

 

Escuela. (www.unimediosagencia.com)

El retroceso de México de seis lugares en el ranking anual de competitividad de la escuela de negocios suiza IMD es una evidencia más de que las reformas estructurales no han producido los efectos esperados.

De 61 economías evaluadas en cuatro grandes factores de competitividad, nuestro país ocupó el lugar 45 en 2016, después de que el año anterior había subido del 41 al 39.

Con el descenso en la escala del IMD, México quedó por debajo de Rusia, Eslovenia, Filipinas e India, a los que en 2015 había superado.

De América Latina, México volvió a ser superado por Chile, que sigue siendo el líder de la región, al ocupar la posición 36.

México superó a Colombia y Perú, así como a Argentina, Brasil y Venezuela, que se mantiene en el último lugar del ranking.

“Al momento, ninguna economía de Latinoamérica está cerca de poseer cualidades necesarias para lograr avances significativos en el ranking”, dijo Arturo Bris, director del Centro de Competitividad Mundial del IMD.

Ser la segunda economía latinoamericana ‘más competitiva’ no es ningún consuelo, pues con el retroceso de este año México cayó a su peor nivel desde 2010.

El país sufrió un revés en su competitividad, pese a las reformas aprobadas en 2013 y 2014.

México descendió en los cuatro factores analizados por el IMD. En el que más cayó fue en eficiencia del gobierno, al pasar del lugar 41 al 46.

La peor posición del país continúa en el área de desarrollo de infraestructura, en la que bajó del puesto 52 al 53.

Lo preocupante es que a su interior, México ocupó el lugar 60 en el sub-factor de educación.

En ese rubro sólo India está por debajo de nosotros.

En el reporte de 2015, México estaba en el lugar 58 en educación, y en el de 2014 se ubicaba en el sitio 56, por lo que perdió cuatro puestos en los últimos dos años, pese a la reforma educativa aprobada en 2013.

El país ocupó la posición 60 del ranking del IMD en escolarización secundaria; la 59 en proporción de alumnos por maestro en educación secundaria, y la 58 en proporción de alumnos por maestro en educación primaria.

Bris dijo a EL FINANCIERO que el gobierno mexicano debe cuidar que el recorte presupuestal no afecte a la educación.

El tema no es menor, pues en el Índice para una Vida Mejor de la OCDE, México es el de peor nivel de bienestar después de Sudáfrica.

Lo grave es que de los 38 países evaluados, México es el de menor rendimiento educativo, lo que abre enormes brechas con el resto de las economías integrantes de la OCDE.

Los rankings del IMD y de la OCDE dejan una lección: hacer de la educación una prioridad social por encima de aspiraciones políticas.

Y eso exige de la instrumentación a cabalidad de la reforma educativa y de las otras aprobadas en el primer tercio de la administración del presidente Enrique Peña.

De lo contrario, México no podrá salir de la ‘trampa’ de baja competitividad ni ofrecer una mejor calidad de vida a la sociedad.

Twitter: @VictorPiz

También te puede interesar:
Junio y sus ‘peligros’ financieros
Adiós a la 'cultura del privilegio'
El escenario de la ‘presidencia Trump’