Opinión

En defensa de Gas Express Nieto

1
 

 

Gas Express

Crucificar a Gas Express Nieto se volvió el espectáculo más popular en el país después del Súper Bowl. Yo no estoy de acuerdo. Me parece patético que los juicios públicos automáticamente condenen a la empresa gasera e ignoren lo que podría ser simple y llanamente un accidente.

Hay que juzgar este accidente por sí mismo. Una cosa es que esta empresa haya tenido otros incidentes en el pasado, o que haya obtenido contratos para surtir gas a las cárceles del Distrito Federal (DF) por adjudicación directa, y otra muy distinta que sea la culpable del accidente que ocurrió en Cuajimalpa. Entendámoslo: el involucramiento en el suceso “A” no convierte a nadie en culpable del delito “B”.

El procurador Rodolfo Ríos aseguró que los tres operarios de la unidad declararon que la fuga tuvo lugar en la parte baja media de la pipa, lo que abona a la idea de la responsabilidad de la empresa por cuanto fue su aparato lo que originó el escape del gas. No obstante, la pipa no explotó, y la empresa ha asegurado que sus unidades cumplen las normas de seguridad vigentes. ¿Pudo haber estado dañada la instalación que recibía el gas?, le pregunté a Julio Larrondo, subdirector de Gas Express Nieto. “No puedo afirmar eso”, e insistió en que se tienen que seguir todas las líneas posibles de investigación.

Pero ahora la empresa ya es el diablo encarnado frente a la opinión pública. La explosión no sólo dejó muertos y heridos graves. La empresa es señalada por obtener contratos por adjudicación directa para surtir gas a penitenciarías del DF; por registrar muchos incidentes; por dominar 80 por ciento del territorio nacional; y por otras muchas “atrocidades” ya le son colgadas en el ánimo colectivo para probar su responsabilidad.

Creo que Gas Express Nieto es más culpable de ser una típica empresa familiar poco institucional, que de la batería de “delitos” de la que se le quiere acusar. ¿Es delito lograr contratos de adjudicación directa? No, por eso existen. ¿Es delito ser una empresa grande? Tampoco. ¿Es delito tener un accidente? No, es un accidente y todos tenemos alguna probabilidad de estar involucrados en alguno, dañando el patrimonio o la vida de los demás.

El verdadero problema de estas empresas es que crecieron al amparo de concesiones y permisos de gobierno, y no son muy institucionales. Cuando le pregunté a Larrondo quién era el dueño le costó mucho trabajo decirlo; parecía que lo reprimirían si lo pronunciaba.

La aseguradora de Gas Express Nieto tendrá que pagar por el siniestro. Pero debemos cuidar que el costo que pague sea el justo y no mayor, porque si linchamos a esta empresa corremos el riesgo de desbordar la institucionalidad que queremos construir en esta etapa de nuestro desarrollo.

Twitter: @SOYCarlosMota

También te puede interesar:
Cinco preocupaciones graves para finalizar enero
​Urge que Ildefonso dé luz sobre Cuba
​Cómo podría doblegar AT&T a Slim