Opinión

¿Empujará Trump
al peso?

 
1
 

 

¿Empujará Trump al peso?

Hoy podría empezar una muy buena etapa para el peso.

Nuestra moneda estuvo amenazada tiempo atrás por el riesgo de que el gobierno de Trump decidiera abandonar el TLCAN.

Luego que se supo que eso no ocurriría, existía la preocupación de que hubiera una renegociación que cambiara demasiadas cosas en el tratado comercial.

Al haber signos de que no sería así, la principal preocupación se dio en el ámbito fiscal.

La posibilidad de que Trump suscribiera la propuesta de Paul Ryan, para establecer un ‘border adjustment tax’ (BAT) fue una espada de Damocles por muchas semanas.

Todo indica que hoy se hará manifiesto que esa tributación no va.

El esquema propuesto por Trump tiene varias patas.

La primera es la reducción del ISR corporativo de una tasa máxima de 35 a 15 por ciento, de la que ya le hablamos ayer.

La segunda es una reducción del ISR a la clase media, en una tasa que aún no está definida, y para un segmento que tampoco está precisado.

La tercera es una apuesta a que el crecimiento adicional de la economía sea uno elemento fundamental de compensación para la pérdida de ingresos ocasionada por la reducción de las tasas impositivas.

La cuarta es un esquema de tributación para las utilidades de las empresas estadounidenses que están en el exterior, en una tasa de 10 por ciento. La estimación de los recursos que podrían optar por este gravamen para regresar a Estados Unidos es de 2.6 billones de dólares (trillions).

Si sólo 25 por ciento de ese monto optara por pagar impuestos en Estados Unidos, la captación adicional de impuestos sería de 65 mil millones de dólares.

Con ello se pretende compensar parte de los recursos perdidos por la baja de las tasas.

¿Hasta qué punto este esquema fiscal es una amenaza para México?

No puede negarse el riesgo de que algunas empresas decidan salir de sus locaciones actuales para moverse a Estados Unidos debido a los incentivos fiscales.

Sin embargo, el costo fiscal será sólo uno de los componentes de los costos totales. Para decidir en dónde invertir, las empresas habrán de considerar todos los factores, como la reducción de los costos asociados a los pagos en pesos –por efecto de la depreciación de nuestra moneda– y el riesgo proteccionista derivado de políticas de Estados Unidos, por citar sólo los principales.

Más allá de los cambios derivados de los pronunciamientos de Trump respecto a Canadá realizados en los últimos días, la expectativa es que contrario a lo que se había pensado anteriormente, la negociación del tratado podría no ser destructiva sino incluso constructiva para la relación comercial.

Si hoy quedara claro que no habrá un esquema fiscal proteccionista, seguramente habrá un incentivo positivo para nuestra moneda, que ayer cayó por efecto de las preocupaciones proteccionistas.

Una de las expresiones de este cambio de perspectivas es la revisión hacia arriba de las expectativas de crecimiento. Ya hace algunas semanas hubo cambios, pero otras instituciones como Citibanamex apenas ayer modificó al alza sus perspectivas, que subió de 1.2 a 1.7 por ciento.

Es probable que el movimiento hacia arriba se generalice y pronto veamos una expectativa mucho más cercana a 2.0 por ciento.

Hoy será un día para resolver algunas incógnitas.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
¿Qué traerá la reforma fiscal en EU?
Cinco lecciones que nos ha dado Francia
Las mejores y las peores economías del mundo