Opinión

Empresas precarias significan empleos precarios

En México tenemos varios problemas relacionados con la informalidad, de diferentes tamaños y naturaleza.

Tenemos el problema de unidades económicas con escasa productividad; pero también tenemos informalidad laboral o empleo precario, que rebasa la dimensión de dichas unidades y está presente aun en empresas formales; y tenemos el problema de informalidad fiscal y escaso pago de impuestos.

Aunque están conectados todos estos problemas, son de naturaleza diferente.

De acuerdo con el Inegi, hay 4 millones 410 mil unidades económicas en México.

De éstas, 3 millones 870 mil tienen sólo hasta 5 personas ocupadas, el 87.7 por ciento.

Y, además, hay 19.4 millones de personas ocupadas en micronegocios.

Peor aún, de este grupo, hay 10.6 millones que se encuentran ocupados en micronegocios que no tienen establecimiento.

Este tipo de actividad es lo que usualmente reconocemos como “economía informal”. Mientras haya tanta gente en esas condiciones, va a ser complicado elevar la productividad de nuestra economía.

Pero a su vez, un cambio en las condiciones de ese grupo puede permitir un incremento muy rápido de la productividad y con un costo relativamente bajo.

El tema de la informalidad laboral va más allá de la economía informal.

En la economía formal hay trabajadores que se encuentran contratados sin tener seguridad social.

Los datos del Inegi revelan que hay 31.3 millones de trabajadores asalariados. Los diversos sistemas de seguridad social en el país tienen afiliados a alrededor de 20 millones, de modo que hay al menos 11 millones de personas en informalidad laboral.

De hecho, de acuerdo a las respuestas que se dan en la encuesta del Inegi, la cifra subiría hasta 15 millones.

Es decir, esta tasa estaría entre 35 y 50 por ciento de los asalariados ocupados, y nos habla de la precariedad laboral.

Vale la pena señalar, en el mismo sentido, que alrededor de 12 millones de asalariados ganan de dos salarios mínimos para abajo, lo que es otro ángulo de esa misma precariedad.

Aquí se requiere también la creación de empresas formales y más productivas, pero también de una supervisión que asegure el cumplimiento de las leyes laborales.

Finalmente está el tema fiscal. Como ayer le comentamos, hay 41.1 millones de contribuyentes personas físicas, activos, lo que representa 83.4 por ciento de la población ocupada.

Sin embargo, en la recaudación se puede detectar otro problema. En el primer trimestre de este año, la recaudación del ISR proveniente de las personas físicas o de los impuestos que les retuvieron sus empleadores, para quienes ganan menos de 250 mil pesos anuales (es decir, la gran mayoría de la población) representó sólo 2.1 por ciento del ISR recaudado por estos conceptos.

Hay millones de contribuyentes registrados, pero en realidad sólo 1.2 millones presentaron declaración de ISR el año pasado, 2.9 por ciento del total, que es sobre quien gravita gran parte de la recaudación por este concepto.

Regresaremos al tema.

Twitter: @E_Q_