Opinión

Empresas chinas; de piratas a pirateadas

 
1
 

     

Huawei Technologies. (www.china.org.cn)

Dos de las limitaciones que tradicionalmente se invocaban cuando se analizaba el potencial de China para crecer en los mercados internacionales con marcas propias, se centraban en la incapacidad de sus empresas para desarrollar tecnología competitiva y marcas de envergadura mundial. El modelo a seguir, Corea, que con marcas como LG y Samsung ha logrado posiciones desafiantes en mercados fuertemente dominados por nombres tan influyentes como Sony y Apple.

Uno de los casos más representativos es el de la empresa de electrónica Huawei Technologies, que empieza a ser muy conocida en el mundo como una de las grandes jugadoras en el campo de la telefonía inteligente. Un primer dato sobresaliente es el que ubica a esta corporación como la líder mundial en presentación de solicitudes internacionales de patentes con 3,442 en el 2015; es esta la primera ocasión que la historia reporta a una empresa china como líder del sector de producción tecnológica. Pero esta no es la única empresa de ese país con esta tendencia; firmas como Lenovo y ZTE están amasando importantes portafolios de patentes a través de compras, licencias y grandes inversiones en investigación y desarrollo.

La segunda nota significativa es que las firmas chinas no se están limitando a acumular patentes intimidantes, como suelen hacerlo muchos de sus pares occidentales, sino que están empezando a defenderlas por medio de agresivos litigios contra sus principales competidores en diversas jurisdicciones. El asunto no es menor, pues en los hechos se está rompiendo el postulado de que las empresas chinas piratean, y son ahora las que alegan ser víctimas de plagios e imitaciones.

El año pasado, Huawei invirtió 9,100 mdd en I+D, lo que supera los 8,100 invertidos por Apple en el mismo periodo. Para dimensionar la cifra, basta cotejarla contra los 5,000 que se invierten en México al año por el total de empresas mexicanas y gobierno, configurando, por cierto, la menor de los países de la OCDE.

Una de las estrategias que está revolucionando la forma de innovar es la que está siguiendo Huawei para generar patentes nuevas. Cada vez que un consumidor expresa en redes sociales algún problema operativo o determinada expectativa que los teléfonos no cumplen, de inmediato se busca la solución y la mejora que es gestionada por esa vía se patenta en favor de la empresa.

La parte más atractiva del desarrollo de estas empresas chinas, para nuestros empresarios de la maquila, es la de conocer los mecanismos que impulsaron que de ser fabricantes bajo pedido, se hayan convertido al paso de una década en competidores de talla mundial, que poseen algunos de los portafolios más amplios de tecnología protegida en el mundo. Si es por la participación de subsidios oficiales habrá que considerarlo, si es por pura estrategia empresarial habrá que considerarlo, si es por habilidades innovadoras innatas puestas al servicio de nuevos productos, igualmente habrá que considerarlo.

Mientras que otros países están revolucionando sus leyes de patentes y marcas para ser altamente competitivos, nuestro Congreso ha encontrado la forma de que sus tres más grandes reformas de los últimos años, notoriedad de marcas, franquicias y sistema de oposición, sean completa y rotundamente anticlimáticas.

También te puede interesar:
Convierten nuevo sistema de oposición de marcas en artículo de lujo
Crecen exponencialmente demandas por derechos de autor
Las falsas premisas del Día Mundial contra la Falsificación