Opinión

Emiratos, el sueño de una nación

1
   

    

Enrique Peña Nieto

ABU DHABI.- Cuando el presidente Enrique Peña Nieto toque estas tierras del Medio Oriente este mes, lo primero que tendrá ante sus ojos será un horizonte como nunca había visto. Una fila de espigas de acero, vidrio y mármol con figuras caprichosas que desafían la imaginación y la gravedad. Una se clava en el cielo en forma espiral; otra está inclinada 18 grados. Verá edificios redondos –leyó bien, redondos–, y torres como flechas. Hay rascacielos que incluso interpretan el choque de las olas. Nada de esto existía en 1971, cuando siete estados-nación se independizaron, se unieron y decidieron que de entre la arena de sus pobres villas de pescadores en medio del desierto, construirían el mañana.

Los dos principales jeques de esta federación de Emiratos Árabes Unidos, acordaron divisiones y territorios. El de Abu Dhabi, Zayed bin Sultan Al Nahyan, sería el presidente y ésta, la capital política; el de Dubai, Rashid bin Saeed Al Maktoum, sería el vicepresidente y primer ministro; la ciudad, la capital económica. Lo que encontrará el presidente aquí es algo que no han hecho naciones señeras como Singapur, que convirtió pantanos en uno de los grandes centros financieros del mundo, o Corea del Sur, que transformó sus casas de techos de cartón y sin piso, en una sociedad altamente tecnificada. Aquí no buscaron sólo el desarrollo, aquí apostaron hace 44 años por el futuro.

Esta es una tierra de innovación donde no hay imposibles. En Abu Dhabi y Dubai han construido archipiélagos de islas artificiales donde le han ido ganando terreno al mar. Aquí no se sabe cuándo está uno en tierra firme y cuándo no. En islas artificiales a tres metros sobre el nivel del mar han construido rascacielos que figuran entre los más altos del mundo, que albergan corporaciones multinacionales y hoteles, o inventado conjuntos arquitectónicos únicos, como el hotel Viceroy en la isla Yas, cubierto por una estructura de acero monocoque y vidrio que de día refleja al sol y de noche se ilumina, al que está integrado el Circuito Yas Marina, donde se corre anualmente el Gran Premio de Fórmula Uno, junto al parque temático de Ferrari, dentro del domo más grande del mundo.

El concepto de las islas artificiales, sin embargo, lo han desarrollado con fines empresariales, comerciales o turísticos, y para facilitar la producción petrolera, con lo que reducen costos de operación. Los Emiratos son el cuarto principal productor de petróleo de la OPEP, con el nueve por ciento de las reservas de crudo en el mundo y el cinco por ciento de las de gas. Los petrodólares han impulsado el ingreso per cápita a casi 44 mil dólares al año –más del doble de México–, y permitido una elevación sustancial en la calidad de vida: 99 por ciento tienen acceso a agua potable, la tasa de alfabetización, superior al 90 por ciento, está en el rango bajo de Europa y en el más alto de América Latina, y están totalmente conectados; hay 169 celulares por cada 100 habitantes, y 85 usuarios de internet por cada 100.

Pero el petróleo no les va a durar toda la vida. Las reservas en Abu Dhabi se agotarán en 100 años y en Dubai, en 15. Los Emiratos han ido diversificando sus mercados –el energético representa 25 por ciento del total de su mercado, pero genera 85 por ciento de sus ingresos–, y el gobierno ha acelerado el gasto para crear empleos dentro de una expansión en infraestructura y aumentar facilidades de inversión para extranjeros.

Uno es el puerto Jebel Ali, entre Dubai y Abu Dhabi, construido en 1970, por supuesto sobre una isla artificial, que es el noveno más grande del mundo. Otro es el aeropuerto de Dubai, el principal punto de conexión aérea del mundo. Pero lo más ambicioso es lo que está levantando en Masdar City, en las afueras de esta capital, el futuro del futuro de los Emiratos. Es una ciudad que ya no dependerá de recursos renovables, sino será eléctrica y computarizada en su totalidad.

El proyecto de Masdar City se anunció en 2007 y será la primera con cero emisiones de carbón y nada de desperdicio. El presidente visitará este desarrollo que avanza lento, pero donde los Emiratos están volcados a hacerla funcionar con una política muy agresiva de zonas de libre comercio con 100 por ciento de propiedad extranjera y cero impuestos. Aquí nunca dejan de convertirse los sueños en realidad, lo que, hay que subrayar, no es inusual en ellos.

Hace escasos ocho años invirtieron 600 millones de dólares para construir sobre más de mil columnas la mezquita Sheikh Zayed, la tercera más grande del mundo y la única que realmente brilla por sus enormes mármoles blancos con componentes de fibra de vidrio. Es tan monumental, que el candelabro en su parte central tiene la altura de un edificio de cinco pisos. Otro sueño que se está concretando es un filial del museo de Louvre que abrirá en 2018. Dos terceras partes del museo estarán cubiertas por un domo de 180 metros, que evocará una mezquita y un mausoleo sobre el agua, iluminadas por una lluvia de luz, como se ven en los viejos souks (mercados) de techos de cobre y con su propio microclima. “Se basa en la maestría de la luz y la geometría, una estructura hecha de sombras, movimiento y geometría”, escribió su arquitecto, Jean Nouvel, como si en realidad describirá en lo que se ha convertido Abu Dhabi.

Twitter:
@rivapa

También te puede interesar:
El avión de la discordia
El olor de Baltazar
OHL, misterios mexiquenses