Opinión

Elecciones, futbol y locura

 
1
 

 

Horacio Duarte. (Cuartoscuro)

Repantigado en el mullido sillón del amplísimo estudio, Gil se enteró de que hemos perdido la cordura, en el caso de que alguna vez la hayamos tenido los mexicanos. El representante del Movimiento de Regeneración Nacional, Horacio Duarte, solicitó al Instituto Nacional Electoral realizar los trámites necesarios para que no se celebre el partido de México contra Brasil el próximo 7 de junio, día de las elecciones. Oigan esto por piedad: “La realización y consecuente transmisión en los medios masivos de comunicación de un partido de futbol, incluso aunque sea de carácter amistoso, rompe el principio de imparcialidad ya que dicho equipo y toda la publicidad que lo rodea como fenómeno social y televisivo es en tono verde, color oficial del uniforme de ese equipo y a su vez es identificado como el color oficial del Partido Verde Ecologista de México”.

Verdes

Gil se frotó las orejas y se sobó los ojos, o como se diga. ¿De verdad Horacio Duarte y los dirigentes de Morena piensan que si juega la Selección, el juego le favorece al Verde en los comicios? ¡Las sales! ¡Mon Dieu! No sólo eso, a Duarte le parece sospechoso que se programe el juego precisamente el día de las elecciones: “Estamos ante un hecho muy delicado, de la mayor relevancia, ya que la consecuente utilización de frases como ‘ponte la verde’ y ‘apoya al equipo verde’ genera un indicio de tener fines electorales y, en consecuencia, constituir una infracción en materia electoral”.

El alma de Gamés se le fue a los pies (es-es). ¿A dónde irá el país con políticos como Duarte? Al abismo. La política más seria de Morena: hacerla de tos y sorprender incautos. Es que de veras. No faltará un político visionario que diga que no se debe suspender el partido, pero que, los jugadores deben jugar desnudos, sólo con botines (cómo oyen esto, chicas y chicos, Gilga siempre políticamente correcto). Sí señor, desnudos, ni siquiera en trusa pues suele ser blanca, color que utiliza uno de los partidos en pugna. Gil caminó sobre la duela de cedro blanco y farfulló:

¡Qué desesperación!

Oigan a Horacio Duarte: “Estamos ante un hecho muy delicado, de la mayor relevancia (…) el futbol es el deporte favorito y más practicado en el país, pero podría convertirse en un elemento de distracción social ajena a la conducta cívica que se busca en la jornada electoral, ya que la fuerza y la influencia que tienen el futbol puede ocasionar que un gran sector de la población se quede en su casa para apoyar a la Selección en lugar de ir a votar”. Un lamento se oyó en el amplísimo estudio: aay mis hiijos.

Según Duarte, en el día de las elecciones nada debe distraer el grave acontecimiento cívico. Duro y dale con que se trata de un día tremendo, crítico, apocalíptico. Gamés está hasta la coronilla de quienes piensan que el día de la votación equivale al fin del mundo. Ya, chole, no vengan con la manga del muerto.

Anaya

Por su parte, Ricardo Anaya, coordinador del PAN en la Cámara de Diputados, le pidió al INE que revise “con absoluta serenidad y objetividad si el partido de futbol entre México y Brasil puede desincentivar la jornada, pues el abstencionismo beneficia al PRI” . Ajá, cuando Luiz Gustavo le dé un pase a Neymar, se consumará el fraude electoral mexicano. Estas ideas de Liópez demuestran que para él la vida no existe, sólo la mafia en el poder, sólo el robo de las urnas. Como le tienen miedo sus subordinados, nadie le ha explicado a Liópez que un juego de futbol dura 90 minutos. Liópez cree que un juego de fut dura seis horas. Estimado Liópez: el juego de las patadas dura ocho horas y seguro puede hacer que usted pierda las elecciones y que el PRI las gane. Como dice la canción: así es la vida de caprichosa, a veces negra, a veces color rosa.

Conclusión negociada: partidos de futbol con jugadores desnudos, partidos que duren 16 minutos, o sea, medios tiempos de ocho minutos. Juegos secretos, que nadie sepa en dónde van a ocurrir y en consecuencia que sean espectáculos sin público. Que se convierta en un delito electoral ver futbol el día de los comicios. ¿Saben ustedes una cosa? Adiós y para siempre, a ver quién los acompaña en las graves votaciones. Es que de veras.

La máxima de Lawrence espetó dentro del ático de las frases célebres: “La vida interior necesita una casa confortable y una buena cocina”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Los imperdonables
País de sueños
Arrastrar la cobija