Opinión

El yihadismo

 
1
 

 

París.

Gil buscó y rebuscó en sus libreros títulos sobre el islam, la yihad, el orientalismo, el terror, las naciones del profeta. Gamés intentaba buscar algo del presente en el pasado a la luz de los atentados terroristas de la noche del 12 de noviembre en París. Gil encontró varios libros y revistas y recogió un puñado de subrayados para arrojarlos a esta página del fondo.

···

En el mundo musulmán el nacionalismo contemporáneo no surgió de una afirmación positiva, sino de un sentimiento de opresión. En esto se parecía a los movimientos nacionales de la Europa central y balcánica durante el siglo XIX. En el mundo árabe había un sentimiento nacional basado en la identificación del arabismo con la fe nueva. El término “árabe”, que antes de Mahoma sólo significaba “nómada, beduino” adquirió con el profeta la connotación de pueblo de la revelación coránica y de comunidad de pueblos que hablan árabe. Hasta 750 existió una conciencia de nación árabe, pero desapareció con el califato abasí y la llegada del poder de musulmanes no árabes y no quedó nada de ella durante más de un milenio. Para su renacimiento hubo que esperar al contacto con un Occidente más presente y dominador. Sus primeros síntomas se pueden encontrar en Egipto, en la resistencia a la ocupación francesa de 1798. Pero fue la resistencia a la ocupación británica de 1879 la que dio la primera señal clara de esa identidad con la creación del Partido Nacional Arabí Bajá.

-Xavier de Planhol: Las naciones del Profeta, Ediciones Bellaterra, 1998.

···

El islam, lo mismo que el calvinismo, una vez liberado de su lastre de intolerancia, hallará de nuevo la inspiración que hizo de él una de las civilizaciones fundadoras de la ciencia, del refinamiento y de la elegancia. Se convertirá en un potente motor del desarrollo mundial.

Sus valores, nacidos en el desierto, contribuirán mejor que otros a la reinvención del nomadismo (…). La primera religión del mundo con al menos dos mil millones de fieles en 2050, no tendrá centro ni discurso unificado, porque la comunidad de creyentes cultiva una lealtad para un grupo, no para con un poder.

-Jacques Attali: Diccionario del siglo XXI, Paidós, 1999.

···

Palabras clave:

Chiísmo (shi’a Ali, partido de Ali): doctrina y movimiento de los seguidores del profeta, a través de filiación de los imanes, a partir de Ali, yerno del profeta. Aglutina en torno al 15 por 100 de los musulmanes de todo el mundo, sobre todo en Irak, Irán, Pakistán, Líbano.

Harb: “guerra”. En la doctrina islámica, tierra de “infidelidad”, donde es lícito llevar a cabo la yihad.

Hezbolá: partido de Dios, en particular Irán y Líbano.

Muyahidín: combatiente de la yihad. Nombre de diversos grupos militantes sobre todo en Irán y Afganistán, y de formaciones islamistas armadas.

Sunismo: doctrina de la mayoría de musulmanes del mundo (alrededor de 85 por 100), que siguen el ejemplo del profeta y de la tradición mayoritaria de la comunidad en oposición a los chiítas.

Talibán (plural en persa de Taleb): estudiante de una escuela religiosa, en particular estudiantes afganos procedentes de las madrasas.

Yihad: esfuerzo por propagar el islam en uno mismo, en la sociedad, en el mundo con cualquier medio “guerra legal o sagrada” contra los infieles prescrita por la shari’a.

Shari’a: ley basada en los textos sagrados del islam y la tradición de jurisprudencia.

Islam: (dar-el). Tierra de Islam, donde se aplica la shari’a.

-Del Glosario del libro de Gilles Kepel: La yihad, Península, 2000.

···

Creo que es un error pensar en el terrorismo como la búsqueda de demandas legítimas por medios ilegítimos. Los terroristas se escudan a sí mismos en agravios legítimos, como ha señalado Salman Rushdie. Su propósito no es la corrección de los problemas sólo su pretexto desvergonzado.

-Susan Sontag: "Modernidad y guerra santa", Nexos, noviembre de 2001.

···

Para el pensamiento clásico –digamos de Hobbes a Lenin– el referente que permite pensar la violencia es el Estado, que tiene una racionalidad propia, que ejerce un monopolio efectivo de la violencia legítima dentro de su territorio y se encuentra limitado exteriormente por otros estados.

El orden actual es muy diferente; la forma estatal ya no permite una delimitación del significado de la violencia política: hay un orden normativo extraterritorial confuso y vacilante, pero real, y hay también una lógica extraterritorial de la violencia que ya no tiene como referente definitivo al Estado.

-Fernando Escalante: "La violencia impensada", Nexos, noviembre de 2001.

···

Las energías asesinas del presente de ningún modo pueden remitirse a algún tipo de tradición. Al margen de que se trate de la guerra civil en los Balcanes, África, Asia o Latinoamérica, de las dictaduras de Cercano Oriente o de los numerosos movimientos bajo la égida del islamismo, en ninguno de estos casos se trata de vestigios arcaicos sino de fenómenos estrictamente contemporáneos, a saber: de reacciones al estado actual de la sociedad. Esto vale también para una religión tan respetable como el islamismo, el que, al igual que el judaísmo ortodoxo, ya desde hace mucho no ha logrado desarrollar ninguna idea productiva. Su fuerza radica exclusivamente en la forma singular en que niega la modernidad, a la cual, por lo mismo, permanece encadenado.

-Hans Magnus Enzensberger: "El retorno de los sacrificios humanos", Nexos, octubre de 2001.

···

Oriente no sólo es el vecino de Europa, es también la región en la que Europa ha creado sus colonias más grandes, ricas y antiguas, es la fuente de sus civilizaciones y sus lenguas, su contrincante cultural y una de sus imágenes más profundas y repetidas de Lo Otro. Además, Oriente ha servido para que Europa (u Occidente) se defina en contraposición a su imagen, su idea, su personalidad y su experiencia.

-Edward Said: Orientalismo, Libertarias, 1990.

···

La máxima de William Hazlitt espetó en el ático de las frases célebres: “La libertad es la única riqueza verdadera”.

Gil s’en va.

Twitter: @GilGamesX

También te puede interesar:
Aunque usted no lo crea
Escopolamina o burundanga
Lectura