Opinión

El VTP sardina de Aboitiz en Mayakoba

           
1
   

      

Fernando Aboitiz Saro, Agencia de Gestión Urbana, y Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno. (Cuartoscuro)

El reportero Álvaro Delgado publicó la semana pasada nuevos detalles de ese mega escándalo que es OHL y su forma de operar en México.

El periodista de Proceso presentó documentos sobre gastos que la constructora cubrió en 2007 a Luis Miranda, sí, el hoy secretario de Desarrollo Social de Enrique Peña Nieto, y a un hijo del exgobernador Montiel.

Son facturas de las estancias de esos personajes en el Fairmont de Mayakoba, en la Riviera Maya, el mismo hotel en donde al colaborador de Eruviel Ávila, Apolinar Mena, los de OHL le picharon sus vacaciones (tema abordado aquí hace dos años en la columna titulada: Hola, soy Polo y sí haré travesuras http://bit.ly/2qtrlz2).

El texto revela otro dato nada menor: OHL no sólo consintió a priistas, sino también a Fernando Aboitiz, expanista, perredista, y funcionario capitalino tanto con Marcelo Ebrard como con Miguel Ángel Mancera:

“Edna Vega, responsable de relaciones públicas del hotel situado en la Riviera Maya, la víspera le dio instrucciones al personal para recibir a Aboitiz Saro, un panista converso al perredismo, quien fue titular de la Agencia de Gestión Urbana (AGU) en la primera parte del gobierno de Miguel Ángel Mancera:

“‘Este viernes, a las 10 AM, estará de visita el señor Fernando Aboitiz y su familia, persona muy importante para el Grupo (secretario de Obras del Gobierno del DF). Atento a lo anterior, pido que alguien esté esperándolo para atenderlo (hacerles un recorrido por los canales, llevarlos a un club de playa e invitarlos a comer, así como cualquier otra atención que deseen)’.

“‘Para el trato al funcionario, Vega hace referencia a Pablo Wallentin Crawford, representante de OHL en México: ‘El día de hoy me llamó el Lic. Pablo Wellentin para comentarme que serán 15 personas. Y todos los consumos que se realicen por favor cargarlos a la tarjeta corporativa adjunta y a su vez facturarlo a OHL México, S.A. de C.V.’”. (http://bit.ly/2qdk46W)

Un funcionario, dice la ley, no debe recibir regalos cuyo costo exceda diez veces el salario mínimo diario so pena de violentar las normas que buscan que tales agasajos nublen el juicio de quien debe velar por el bien común, antes que favorecer a cuates o contratistas que le consientan (Ley federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos. http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/115_180716.pdf).

En pocas palabras, un funcionario no puede recibir de quien se puede ver favorecido de sus decisiones ni una corbata Pineda Covalín, ni una botella de a litro de Etiqueta Negra. Una de Etiqueta Roja sí. Pero sólo una al año.

A Aboitiz se le habría pagado un fin de semana en el Mayakoba para él y…. catorce acompañantes. Algo así como un VTP Sardina en la Riviera Maya.

Ayer el cuarto más barato en ese Fairmont costaba 240 dólares por noche.

Digamos que muy consciente de que no se podía manchar tanto con sus consentidores, Aboitiz haya pedido sólo dos habitaciones (8 y 7 por cuarto sardina). Si la tarifa fuera entonces más o menos la misma que ayer, habría recibido en especie alrededor de 480 dólares sólo en hotel. Más alimentos para… quince personas. Y cualquier “otra atención” que se les antojara a esas quince personas. Como que sí habría rebasado la ley, ¿no?

Como secretario de Obras de Ebrard, Aboitiz estuvo involucrado en la concesión de la Supervía Poniente a… OHL.

¿Mancera o su procurador o su contralor o alguien va a investigar esa denuncia? ¿Nadie? ¿Ni para guardar las formas? Digo, aunque sea para saber quiénes fueron los catorce integrantes del VTP Sardina. Si no por justicia, por morbo, pues.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
Javier Corral, pelearse con el espejo
El asesinato de un periodista
Las enemigas de los criminales