Opinión

El voto leal del PRI

 
1
 

 

PRI CUARTOSCURO

De acuerdo a la encuesta de Parametría publicada por EL FINANCIERO el lunes pasado, a escasas diez semanas de la elección el PRI y sus aliados (PVEM y Nueva Alianza) tienen 42 por ciento de la intención de voto de los mexicanos para la elección de diputados federales el próximo 7 de junio. El PRI solito tiene 30 por ciento.

Es decir, parecería que todos y cada uno del 27 por ciento de ciudadanos que opina que el país va por el camino correcto le será leal al presidente Peña y votará por el PRI. Igualmente, si bien sólo 39 por ciento de la sociedad aprueba la forma en que el presidente realiza su trabajo, es un número equivalente a 40 por ciento de la suma de intención de voto del PRI más el PVEM.

En otras palabras, rumbo a la elección de la mitad del sexenio la sociedad mexicana se ha polarizado entre quienes están con Enrique Peña Nieto (40 por ciento) y quienes no (60 por ciento). Los primeros se identifican con el PRI o alguno de sus partidos satélite. Los otros están divididos en siete partidos.

A lo anterior hay que sumar el pobre trabajo que el PAN y el PRD han hecho para capitalizar el contexto de desencanto y actuar como una verdadera oposición. El Pacto por México los desdibujó. Sus escándalos y malos gobiernos estatales no les ayudan. Además está la división de la izquierda en cuatro partidos (PRD-PT-MC-Morena), que unida tendría 26 por ciento del voto. La campaña sería otra, con un empate técnico entre PAN e izquierda, el PRI y sus aliados a 15 puntos de ventaja.

Si bien las campañas no han comenzado, no parece que algún partido político en particular tenga la credibilidad y genere la confianza para que las intenciones de voto se modifiquen. Así las cosas, es probable que la lealtad de los militantes del PRI, su visión de país alineada con la del presidente y su activismo electoral le den (sumado a sus aliados) una mayoría legislativa en el Congreso. El PAN, particularmente en los estados del norte, habrá perdido la oportunidad de capitalizar el bajo crecimiento económico, el IVA de la frontera, el peso devaluado, así como los escándalos de casas y conflictos de interés del gobierno federal.

Twitter: @julio_madrazo

También te puede interesar:
El sur está lejos del crecimiento
AICM, una oportunidad para cambiar la ciudad
¿Mensaje para UK o compromisos para México?