Opinión

El triunfo de “El Bronco”
y otros hitos

 
1
 

 

Con banderas, porras y cláxons, los regiomontanos celebraron el posible triunfo de El Bronco.

1.- El triunfo de “El Bronco”.
El triunfo de Jaime Rodríguez es el hecho más relevante de este proceso electoral.

Significa de facto el fin de un sistema en el que la única vía para acceder a puestos de representación popular era a través de los partidos políticos. No sólo perdió el bipartidismo en Nuevo León sino todo el sistema de partidos a escala nacional. Se ha probado que es factible que ciudadanos no postulados por partidos puedan ganar elecciones, lo que de entrada tiene poderosas implicaciones para 2018. El propio Jaime Rodríguez se va a perfilar como un candidato natural tras su triunfo, si tiene un buen desempeño como gobernador en estos años.

2.- Las elecciones se realizaron de manera relativamente normal, en contra de pronósticos apocalípticos.
Había quienes auguraban que tendríamos una jornada electoral llena de violencia y en donde habría estados en los que no se habrían de instalar las casillas. La realidad es que más allá de incidentes en Chiapas, Guerrero, Oaxaca y Michoacán, ningún problema alcanzó a impactar a escala estatal al punto de que pusiera en riesgo la validez de los comicios en algún estado.

3.- Los procesos electorales no terminaron ayer.
Como era previsible, en elecciones competidas y con reglas que en algunos casos resultaron ambiguas, tendremos litigios postelectorales que van a resolverse en los tribunales y no habría que descartar movilizaciones y protestas en diversos puntos.

Sin embargo, precisamente la existencia de la Fepade y los tribunales especializados en materia electoral, tienen el propósito de dar cauce jurídico a estos procesos, por lo que podríamos decir que las cosas resultaron relativamente normales.

4.- Las elecciones no marcarán el final del conflicto magisterial.
Aunque la CNTE fracasó en su intento de impedir las elecciones en Oaxaca ni se generalizó la violencia, resulta claro que el conflicto persiste. Ahora que se superó el proceso electoral sin costos mayores, se puede esperar que la posición negociadora del gobierno se endurezca; sin embargo, también puede ocurrir que en el ánimo de impedir que la CNTE pueda aprovechar los potenciales conflictos postelectorales para amplificarlos, se persista en dar concesiones a los maestros disidentes.

5.- El encarecimiento del dólar nada tiene que ver con el proceso electoral ni con factores internos en México.
La cotización de más de 16 pesos por unidad a la que llegó la moneda norteamericana en las ventanillas tiene que ver con los temores a una próxima alza de tasas motivados por los buenos datos de empleo en Estados Unidos, que se dieron a conocer el viernes. Y, de acuerdo al nivel que tuvo la paridad el domingo, es probable que hoy se mantenga en esos niveles. La profundidad que ha adquirido el mercado de pesos en el mundo ha conducido a que en buena medida el nivel de nuestro peso frente al dólar se determine fuera de nuestras fronteras, sin que tenga en este momento ningún impacto ni en el proceso electoral ni en el desempeño de la economía doméstica.

Twitter: @E_Q_

También te puede interesar:
La clave: la tasa de participación ciudadana
¿Por qué sigue creciendo la inversión?
Qué esperar el domingo