Opinión

El transporte público, un insulto al pasajero

 
1
 

 

Metro

Dos cosas relacionadas entre sí crecieron irresponsablemente en el DF desde 1950: la inacción de los jefes del Departamento del DF ante el crecimiento de la población y las crecientes necesidades de transportación pública.

La calidad de la infraestructura de una ciudad está directamente relacionada con la honestidad y la responsabilidad de sus políticos, ya que una red de transporte de pasajeros genera una ciudad más productiva y mejora la calidad de vida. ¿Por qué en el DF esto no ha sucedido? Porque casi todo lo enfocaron, por corrupción, a crear más líneas terrestres para vehículos con motores de combustibles fósiles en lugar de líneas de subterráneos que no contaminan.

En Europa, en las paradas de autobuses está la hora en que arribará el siguiente vehículo. Nunca falla. En México, país de tercer mundo, ignoramos en que tiempo pasará la siguiente pesera, si pasará y qué puntos toca. En París y Londres un reloj avisa a qué hora llegará el siguiente convoy del metro. Además hay bancas en los andenes y baños en las estaciones.

Los taxis en el DF carecen de aire acondicionado, de higiene, de choferes que conozcan la ciudad y de taxímetros no alterados. El otro aspecto grave que Mancera no ha resuelto es la absoluta inseguridad de viajar después de las 9 pm en el llamado transporte público.

En Dresde, Alemania, las personas que salen de la ópera regresan a sus casas en metro. ¿Alguien tomaría en la estación Bellas Artes el metro al salir de un concierto a las 23 horas? No viviría para contarlo. En París se anuncia que cualquier estación del metro está a menos de cinco cuadras de otra estación.

Un transporte público limpio, eficiente, puntual y seguro no existe en la Ciudad de México. Una pobre infraestructura de transporte afecta la economía nacional y significa que los mexicanos pierden miles de horas productivas y el país pierda billones de pesos.

Según el libro de récords Guinness, el metro mal ventilado del DF tiene el récord mundial de amontonar más cuerpos de pasajeros en un metro cuadrado. Esto para las mujeres es una afrenta constante. Ojalá que las perfumadas y emperifolladas esposas de los políticos viajaran en metro con sus hijos.

Twitter:@SalvadorGLignan

También te puede interesar:

Grave contaminación del aire

¿Es sano tomar agua de la llave?

Grave contaminación aeroportuaria