Opinión

El sol sale para la Barrales

  
1
 

 

Alejandra Barrales

Mientras que las pesquisas continúan sobre los enfrentamientos en Coyoacán entre morenistas y perredistas, los precandidatos del sol azteca arrecian el paso para culminar sus precampañas; sin embargo, ya está definido que sea Alejandra Barrales la triunfadora.

Así, Salomón Chertorivski y Armando Ahued tendrán que resignarse a buscar otra posición o de plano agruparse en torno a la exlíder nacional del PRD, para entre todos ganar la elección de jefe de Gobierno de la CDMX.

La madre de las elecciones para los amarillos es en la capital del país, en virtud de que tienen que defender su principal bastión; y aunque están agrupados con el PAN y Movimiento Ciudadano, lo cierto es que es poco el apoyo que representan estos partidos a la causa en la capital, debido a que varios cuadros panistas de hueso colorado no van a apoyarlos. Si no me creen, pregunten en las delegaciones Benito Juárez, Álvaro Obregón o incluso en la Miguel Hidalgo, en donde la rebelión de los azules cobra su máxima expresión.

Barrales es más competitiva que sus dos oponentes, ya que al medirla contra Sheinbaum tiene mejores cifras, aunque en estos momentos todavía está debajo de ella por más de 15 puntos.

Por supuesto que tanto Salomón como el doctor Ahued, en mi opinión, hubieran dado más pelea e incluso tenían todo para complicarle la elección a la candidata de Morena, pero, aunque digan lo contrario, los dados ya estaban echados desde el principio a favor de Alejandra Barrales. Ya traía la bendición de Ricardo Anaya y de Miguel Ángel Mancera.

A quién más iba a apoyar Anaya si no a su compinche, que fue quien le abrió la puerta del castillo amarillo para que a la postre lo hicieran su candidato presidencial.

Así es, le duela a quien le duela, un panista es también candidato presidencial de la izquierda mexicana representada por el PRD, merced a los buenos oficios que tuvo la propia Alejandra Barrales al interior de su partido.

Y bueno, la relación institucional y personal que existe entre Mancera y Barrales data de varios años y se ha hecho más fraterna con el paso del tiempo.

Así las cosas, ya están virtualmente definidos los candidatos de los tres principales frentes políticos que buscarán la jefatura de Gobierno en la Ciudad de México. Por un lado, la inamovible Claudia Sheinbaum; por otro, el sorpresivo Mikel Arriola; y cierra la papeleta Alejandra Barrales.

Seguramente habrá alguno que otro independiente que pudiera hacer algo de ruido, empero la contienda será una carrera parejera entre la consentida de Andrés Manuel López Obrador y la consentida de Miguel Ángel Mancera.

Hagan sus apuestas señores, hay que considerar que buena parte del resultado de esta elección influirá también en la contienda presidencial. Por ello el PRI, léase José Antonio Meade, metió las manos para que este partido eligiera como su candidato a Mikel Arriola y con ello asegurar más votos, que tendrán alto valor en la suma total para definir al sucesor de Peña Nieto.

Decíamos al principio de esta colaboración que continúan las investigaciones que hace la Procuraduría capitalina en torno a los combates callejeros entre militantes de Morena y el PRD, y han salido a la luz varios personajes extranjeros que participaron en las escaramuzas, no sólo como rijosos, sino como organizadores de los golpeadores. Si esto es al principio, no me quiero imaginar lo que padeceremos en los próximos seis meses. Que Dios los coja confesados.

También te puede interesar:

Altura de miras de Osorio Chong
Oportunidad dorada para Meade
Reconstrucción, expediente abierto

Sign up for free