Opinión

El señor Levy y su tesis: ¿la sombra del plagio?

1
    

     

Simón Levy . (mexico.quadratin.com.mx)

La tesis que Simón Levy presentó para obtener el grado de Doctor en Derecho por la Universidad Nacional Autónoma de México contiene párrafos en los que el funcionario capitalino redacta como propios, enunciados y conceptos cuya autoría es de otros.

Titulada “Análisis jurídico-económico de las asociaciones público-privadas para detonar las economías regionales de México. Estudio comparado”, y fechada en marzo de este año, la tesis es un volumen de 380 páginas más bibliografía.

Tras una revisión aleatoria, los párrafos detectados donde no se ha atribuido debidamente la autoría de esas ideas aparecen en cinco páginas de un sólo capítulo. ¿Son pocos? ¿Son demasiados? ¿Son errores aislados? ¿Se comió Levy las comillas? ¿Es plagio?

A ver.

En el mundo académico hay reglas tan claras como estrictas sobre cómo citar una obra. De hecho, la UNAM tiene en línea una página donde subraya la gravedad del plagio y la obligación de citar adecuadamente el trabajo de otros.

Esa página es http://www.eticaacademica.unam.mx y ahí la UNAM define a plagio como “la apropiación indebida de textos, imágenes, datos, tablas, diseños o gráficos que pertenecen a otros autores, y ocurre cuando se utilizan en un trabajo o texto propio sin citarlos adecuadamente o poner referencias bibliográficas a las fuentes originales que se consultaron y emplearon”.

En esa misma página web de la UNAM se publican “Los 5 pasos para evitar el plagio”. El paso 2 dice: “Cada cita textual de un libro o documento de 40 palabras o menos que utilices debe llevar comillas y referencia bibliográfica.” Y el paso 3 señala: “Si la cita es de más de 40 palabras, entonces va en párrafo separado con sangrías y espacios, y referencia bibliográfica”.

Es decir, la UNAM define que el plagio ocurre cuando no se cita adecuadamente la obra de otros y, aunque suene obvio, señala que en cada cita deben utilizarse tanto comillas y/o referencia bibliográfica.

Dicho lo anterior, ¿qué es exactamente lo que hizo en su tesis
Simón Levy?

Van ejemplos detectados en el Capítulo III: “Análisis económico de las Asociaciones Público-Privadas y sus efectos en la generación del crecimiento económico de México y sus entidades federativas”.

En la página 245 de la tesis cita debidamente un largo párrafo –164 palabras– de un estudio llamado Efectos macroeconómicos del capital público en el crecimiento económico Política y Cultura, núm. 34, 2010, UAM Xochimilco, DF, de José Luis Hernández Mota.
(http://www.redalyc.org/pdf/267/26715367012.pdf)

Pero tras poner punto y aparte, hay un párrafo de 95 palabras que no tiene comillas ni sangría ni referencia bibliográfica, por lo que cualquiera podría asumir que está leyendo al candidato a Doctor en Derecho Levy exponiendo algo a propósito de lo que citó del señor Hernández Mota, pero no, es un fusil –perdón, no encontré otra palabra– del mismo texto del señor Hernández Mota. Entendieron bien: un primer párrafo es citado adecuadamente, mas el siguiente no tiene comillas, ni referencia bibliográfica, ni se trata de una paráfrasis. (Para mayor claridad he solicitado a los editores que de ser posible agreguen imágenes de algunos párrafos).

Otro ejemplo. Del estudio “La formación de capital en México y la globalización financiera”, de Fernando Paz Sánchez (http://www.economia.unam.mx/publicaciones/econinforma/pdfs/349/349_04fernandopazok.pdf), Levy primero toma 44 palabras de la introducción de Paz Sánchez y con ellas arma un párrafo que no atribuye. Luego, tras en efecto citar con comillas y referencia un párrafo de este investigador, vuelve a las andadas y toma (hace copy-paste, digamos) 96 palabras para ponerlas en un párrafo aparte que, otra vez, no acredita.

Lo mismo hace en la página 256 con el análisis “Potencial de desarrollo y gestión de la política regional. El caso de Chihuahua”, de Luis Enrique Gutiérrez Casas, de la UACJ, que data de 2007, publicado en http://www.colef.mx/fronteranorte/articulos/FN38/1-f38_Potencial_desarrollo_gestion_politica_regional_caso_Chihuahua.pdf

Sin embargo, es en las páginas 257 y 258 donde esta, por decirlo suave, singular mecánica que empleó Levy al menos en esta parte de su tesis queda completamente evidenciada.

A partir del estudio “Infraestructura pública y participación privada: conceptos y experiencias en América y España”, CAF, 2010, http://www10.iadb.org/intal/intalcdi/pe/2010/07402.pdf Levy publica once párrafos, pero sólo atribuye tres. Con 8 párrafos no acreditados prácticamente llena dos páginas de su tesis.

¿Estamos ante meros errores? ¿O ante plagio? Ustedes y la UNAM tienen la palabra.

En todo caso, la Universidad Nacional Autónoma de México ya ha lidiado con situaciones de plagio.

A ver si adivinan al autor de esta frase: “Reconocí mi error al no respetar la regla de entrecomillar”. Eso, que fue dicho como intento de defensa, se lo declaró a CNN México Sealtiel Alatriste, quien en 2012 tuvo que renunciar a su cargo de Director de Difusión Cultural de la UNAM luego de ser evidenciado como un plagiador.

Porque eso de las comillas no es cosa menor, y en la UNAM ya ha sido calificado de grave falta. En 2013, la Facultad de Filosofía y Letras de esa casa de estudios decidió destituir al profesor Boris Berenzon, acusado de plagio. En esa ocasión se dio un debate y una declaración relativa al tema aquí abordado hoy. Cito a La Jornada del 16 de agosto de aquel año: “los integrantes del consejo técnico coincidieron en que no citar fuentes de manera correcta no puede considerarse un error metodológico, sino constituye una falta grave al ejercicio disciplinario y compromete su capacidad para enseñar a estudiantes de licenciatura y posgrado”. http://www.jornada.unam.mx/2013/08/16/sociedad/034n1soc

Ya decidirá la facultad de Derecho y otras autoridades de la UNAM si la tesis de Levy amerita revisión. En el ITAM, otra de las universidades en las que ha estudiado Levy, el Artículo 5º Bis del reglamento de titulación advierte claramente que “el alumno que cometa en el trabajo escrito: plagio, fraude académico, reproducción parcial o total de textos o productos ajenos, de autor conocido o anónimos, publicados por cualquier medio o inéditos, sin entrecomillar los pasajes o elementos reproducidos o sin hacer la referencia bibliográfica pertinente, será sancionado con baja definitiva del Instituto”.

Es sabido que actualmente Simón Levy preside un organismo del Gobierno del Distrito Federal que ha promovido un polémico proyecto denominado Corredor Cultural Chapultepec.

De llevarse a cabo ese proyecto éste se edificaría, precisamente, mediante un esquema de asociación pública y privada, mecanismo que Levy expone y defiende como idóneo en su tesis. Pero por lo aquí expuesto, es válido preguntarse si Levy de verdad entiende el mecanismo de APP, pues el copiar párrafos, ya se sabe, es un recurso comúnmente utilizado cuando uno no entiende algo.

En todo caso, ¿alguien que en su tesis no da debido crédito a ideas de otros puede tener credibilidad como para representar al gobierno de la ciudad en una consulta ciudadana? En una consulta que ni más ni menos busca definir si el llamado Corredor Cultural Chapultepec es una obra benéfica o, como denuncian los opositores al proyecto, un saqueo a la capital.

Twitter: @SalCamarena

También te puede interesar:
La Mafia y el trance de Arturo Escobar
Apatzingán: Y sí, fueron los Federales
Peña, Beltrones y el PAN: desmontar instituciones

sin_dar_creditos