Opinión

El riesgo de la fragmentación

 
1
 

 

Los seguidores de Morena sólo han visto spots en los que aparece  AMLO. (Cuartoscuro)

Según el Reporte Electoral Integralia, Movimiento Ciudadano y Morena son los mayores ganadores de esta elección. El primero, un partido pragmático que postuló candidatos atractivos –como Enrique Alfaro en Guadalajara o Fernando Elizondo en Nuevo León– y cosechó los beneficios. El segundo, un caso inédito de votación como partido de nueva creación. Los grandes perdedores en términos de votación son PRI, PAN y PRD. Mientras en 2009 capturaron de forma conjunta 77.14 por ciento de la votación nacional y 76.16 por ciento en 2012, en 2015 sólo consiguieron 61.08 por ciento.

La incapacidad de los partidos para renovarse y responder a las preocupaciones de los votantes anticipa que esta tendencia incipiente de fragmentación continuará en los próximos años. Si el PAN hubiera actuado como verdadera oposición durante los últimos meses –tenía un balón de oro con los casos de presunta corrupción y conflicto de interés– seguramente habría sido el gran ganador de la elección. La reacción del presidente de ese partido ante los resultados electorales
–quien parece más interesado en cuidar su posición y mantener el control burocrático de la estructura– muestra qué tan difícil será para el PAN cambiar en los próximos años. Lo mismo ocurrirá con el PRD.

En 2016 habrá 12 elecciones de gobernador. Es previsible que la experiencia de El Bronco estimule candidaturas independientes en varias entidades y una mayor fragmentación del voto. Por ejemplo, el expanista Manuel Clouthier ganó como candidato “independiente” a diputado federal por Sinaloa, entidad que renueva su gubernatura el próximo año. Es natural que Clouthier compita con posibilidades de triunfar. Lo mismo puede ocurrir en entidades como Aguascalientes, Puebla o Chihuahua, que comparten con Nuevo León altos niveles de desarrollo, urbanismo y conectividad, factores que facilitan estos experimentos “independientes”.

El domingo pasado Margarita Zavala anunció que buscará ser candidata a la presidencia de la República (si no lo consigue por el PAN lo será por la vía independiente). López Obrador ya anunció que será candidato de Morena. Falta el candidato del PRI y los que podrán postular otros partidos. Y seguramente habrá al menos otro candidato independiente. Una alineación así tenderá a fragmentar aún más el voto y puede pulverizar el sistema de partidos en 2018.

¿Por qué entonces el PRI tendrá, junto con sus aliados del Verde y Nueva Alianza, una mayoría de 260 diputados en la nueva Legislatura? ¿Acaso no es el gran ganador de 2015? Lo es en términos de haber obtenido el mayor número de diputados federales, mas no en la tendencia histórica de su votación: ha caído en las últimas tres elecciones federales de 36 a 31 y a 29 por ciento del voto nacional. Ganó más diputados porque cuenta con una distribución territorial del voto más homogénea que otros partidos, por la fragmentación de la izquierda, por la incapacidad del PAN para captar el voto de malestar, así como por la alianza con el Verde, que fue la diferencia para ganar en algunos distritos muy competidos.

Es previsible que en los próximos años muchos electores querrán dar su voto a quienes desafíen al sistema de partidos –como El Bronco en Nuevo León, Enrique Alfaro en Guadalajara o Cuauhtémoc Blanco en Cuernavaca. Ese ánimo social estimulará el discurso de la antipolítica y radicalizará las plataformas de muchos candidatos. No sólo significará más fuerza para algunos partidos pequeños sino quizá también un discurso más populista y radical.

Tan malo es un sistema de partido hegemónico como un sistema pulverizado de partidos. Si el primero genera concentración y abuso del poder por la falta de contrapesos, el segundo puede estimular la irresponsabilidad por la dispersión del poder y la política del chantaje y el soborno. Si la hegemonía del PRI en el siglo XX dio estabilidad pero a la vez restringió los derechos políticos de muchos segmentos de la población, la dispersión del sistema de partidos puede dar a muchos el derecho al grito pero poca responsabilidad para gobernar.

Reporte Electoral Integralia puede descargarse en www.integralia.com.mx

Twitter: @LCUgalde

También te puede interesar:
Reflexiones de la elección
Seis reflexiones antes de la jornada electoral
'El Bronco'